Masas y costuras, los dos mejores emprendimientos

Dos mujeres con ideas novedosas representan a la ciudad en un concurso.

Guadalupe Maqueda - maquedag@lmneuquen.com.ar

El proyecto de Paola Villanueva germinó en un cumpleaños, casi de manera lúdica, luego de armar un rincón de masas para que jueguen su hijo y sus amigos. Entonces, nunca hubiese imaginado el alcance que iba a tener en su vida y la de su familia ese espacio de juego que planeó para una fiestita. Mucho menos cuando su trabajo siempre fue en una empresa de seguros y de manualidades no tenía mucha idea.

Te puede interesar...

Tampoco Marcela Yema, la otra cipoleña que llegó a la final de Emprendedores de Río Negro 2019 -un concurso organizado por Banco Patagonia y la Fundación Nobleza Obliga- con su taller de costura, se lo podría haber figurado como algo premeditado, que le diera vueltas en la cabeza hace tiempo. Lo vio nacer cuando tuvo la necesidad y comenzó a transitarlo.

Quería hacer equitación como hobby, pero resulta que nadie fabricaba el equipo en la zona; así que empezó por confeccionar sus propios elementos para el caballo que montaba, sin pensar entonces que su proyecto tendría presencia en todo el Alto Valle. Como le pasó también a Paola, que ahora se abre paso con una red de revendedoras para colocar sus masas infantiles en distintas ciudades.

Ambas emprendedoras de Cipolletti llegaron a la final del concurso que se realizará en noviembre en Bariloche, con dos proyectos semifinalistas del nodo Alto Valle. Paola Villanueva con Masas Arcoiris y Marcela Yema con Saucetaller de costura. La tercera elegida es una joven de Cinco Saltos que se llama Carolina García y participará de la instancia provincial con su proyecto Mamboretá-Juegos didácticos.

Paola recordó el origen de todo: su hijo cumplía cuatro años, quiso armar un espacio para que los chicos jueguen con masas, tomó nota de una receta que le pasó una amiga y las masas que preparó fueron un suceso inesperado.

Al día siguiente, el grupo de papás y mamás del jardín comenzó a preguntarle de dónde había sacado la idea. Querían replicarla.

Entre mate y mate con sus padres y su marido, uno de ellos le sugirió que comenzara a venderlas. En un principio, no pensaba que alguien pudiese comprarle las masas. Había investigado un poco sobre otros proyectos individuales, pero ninguno se había sostenido en el tiempo. Pero la idea le gustaba y esa noche soñó que tenía que animarse, porque le iba a ir bien. “Al otro día, compré insumos, armé una página –muy rudimentaria- y a las dos horas vendí mis primeras veinte masas”, recordó.

En el caso de Marcela, su taller de costura –en el que se fabrican artículos de camping, lonería náutica y equitación- tomó vuelo cuando conjugó lo que sabía hacer con lo que le gustaba. Tiene conocimiento de costura, es arquitecta y le encantan los caballos, de modo que, faltando poco para cumplir los 50 años y luego de ocuparse de la crianza de sus hijos, se animó a realizar un producto de calidad y que tenga potencial para encontrar mercado. “Si alguien duda porque es mayor y cree que no puede hacerlo, hay una forma: hacer algo que a uno le guste hacer, haga falta y sea de buena calidad”, expresó. Consideró que la clave de su proyecto es ser proactiva e ir al encuentro con la gente. “Vamos, tomamos medidas, hablamos con la gente. No esperamos a que vengan a nosotros, es difícil movilizarse con un caballo o un velero”, comentó.

$60 mil El premio que se llevará el emprendimiento ganador

La final de la cuarta edición del concurso Emprendedores Río Negro se realizará en Bariloche el 1° de noviembre. La actividad es impulsada por Banco Patagonia y la ONG Nobleza Obliga.

Los próximos objetivos de las finalistas

El proyecto de Paola, que arrancó en marzo de 2018, creció tanto que en octubre del año pasado abandonó el trabajo que tenía en una empresa de seguros y se dedicó de lleno a su emprendimiento. Ahora la tiene que ayudar su familia porque su producto está en todos lados. Comenzó a capacitarse, a participar de otros concursos y ferias, y se le ocurrió armar una red de revendedoras. Hará su primer envío a Allen, Roca, Regina, Jacobacci, Huergo, Fernández Oro, Cordero, Cinco Saltos, Neuquén, Cutral Co y Zapala, entre otras ciudades. “Mi fan número uno es mi hijo, él se levanta y se acuesta jugando y las lleva a todos lados”, dijo. En tanto Marcela, que viene creciendo con su proyecto desde 2014, equipándose con máquinas, tecnología y mejores telas, ya tiene presencia en todo el Valle, pero su objetivo es llegar a toda la provincia con un taller móvil, algo así como un tráiler de costura industrial que pueda trasladarse a la Línea Sur. “Queremos estar dos o tres días en cada pueblo y hacer lo que haga falta”, adelantó.

LEÉ MÁS

Ordenan pagar $1,2 millones al hijo de un policía que murió por monóxido

Allanaron un hogar y descubrieron que habían escondido a los abuelos en un cuarto

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario