La situación social en el basural de El 30 es crítica

Un reciclador duerme a la intemperie, otro maltrata caballos y crece la competencia.

El basural se ha convertido en un lugar crítico a nivel social y con el frío que se acentúa puede convertirse en un drama. Hay varios indicios que la gente que trabaja en el lugar o vive en su entorno ha hecho públicos para sensibilizar a la sociedad. Así, está el caso de un reciclador ya estragado por el alcohol que duerme a la intemperie, apenas arropado por alguna manta y muchos perros. Se teme que el clima ponga en riesgo su vida.

También se dan casos de violencia contra animales, como el propietario de una chata que suele ir a buscar residuos al vertedero y que ha sido visto golpear sin misericordia y con una tabla a su caballo.

Te puede interesar...

Por otro lado, crece la competencia para los recicladores porque, por ejemplo, en el centro de la ciudad ya hay mucha gente que, desesperada, se ha volcado a revisar los canastos de desechos y abrir las bolsas en busca de cartón. El resultado es que este producto se ha vuelto cada vez más escaso en el basural, siendo una de los principales materiales que se buscan para revender en el sector.

La persona que resiste a la intemperie tiene algo más de 40 años y es familiar de un conocido revendedor de materiales reciclables en Neuquén. Afirma la gente del vertedero que su nombre es Nelson y que hasta hace no mucho iba a rebuscárselas hurgando entre la basura. Hace un tiempo se quedó sin su rancho y ahora habita al extremo norte de la calle Perón, cerca del canal principal, en un pedazo de tierra sin un techo y a merced de los elementos. Unas cobijas, el calor de sus perros y una ración de comida diaria, salvo los sábados y domingos, que le acercan desde el Municipio, son todo su lazo vital para la supervivencia. Su destino, de seguir así, pende de un hilo si no recibe una ayuda a la altura de sus necesidades.

Los vecinos dicen que, a veces, pese a la bandeja alimentaria que le dan de lunes a viernes, ni siquiera come. Otros desesperados van y le ofrecen alcohol y se quedan, a cambio, con su porción.

En cuanto al golpeador de caballos, se comenta que vive cerca del balneario de El 30 y que en el pasado ya habría sido denunciado por maltratar a un equino, que no se sabe si es el mismo. Lo cierto es que las palizas que le da al pobre animal despertaron el horror, la bronca y la compasión de personas que vieron el espectáculo, que asistían impotentes a la flagelación impiadosa que presenciaban. La vida es dura en el basural pero a veces parece un infierno.

En cuanto al crecimiento de la competencia para los recicladores, se informó que la llamativa disminución de restos de cartón les está complicando sus economías. Aseguran que los camiones recolectores cada vez transportan menos cantidad de este producto y lo atribuyen a personas que, pasando por la malaria, buscan una fuente de ingresos en el centro y otros barrios, antes de que las cargas lleguen al vertedero.

La lucha por los residuos se prodiga también porque ha vuelto a venir gente de Roca a rastrear productos reutilizables, que se unen a vecinos de Allen, Fernández Oro y de barriadas cipoleñas en la pelea por los despojos que se vuelcan a diario en el lugar.

LEÉ MÁS

Nuevo plan para el basural: enterrar los desperdicios

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario