LMCipolletti Justicia

La Oficina Judicial cipoleña piensa en una nueva agenda

Debe reprogramar varias audiencias y espera las disposiciones del Superior Tribunal de Justicia.

Bajo la dirección de Marcela Martin, la Oficina Judicial de Cipolletti enfrenta un complicado panorama hacia adelante pensando en la reprogramación de múltiples audiencias penales. Por ahora, se esperan las nuevas disposiciones gubernamentales en relación con la cuarentena y una posible vuelta a la normalidad en la actividad judicial luego del 24. De igual modo, cualquier cambio lo determinarán los integrantes del Superior Tribunal de Justicia de la provincia (STJ) a través de las ya tradicionales acordadas.

El movimiento habitual en el edificio de Urquiza y España se interrumpió abruptamente tras el cese de actividades dispuesto por el STJ en el marco de la pandemia del coronavirus. Hasta diez audiencias podían sucederse en apenas una jornada en los tribunales locales, con el paso de testigos, videoconferencias con magistrados en otros puntos de la región y la provincia, y trámites comunes como una rueda de personas o la recepción de declaraciones.

Te puede interesar...

En cuanto a los juicios programados, la Oficina Judicial es la gran mandamás, que fija las fechas y se encarga de dar aviso a las partes y testigos. En poco más de una semana, se cumplirá un mes sin esta actividad diaria y que, de forma obligada, deberá reprogramar antes de que se cierre el mes.

La apuesta momentánea del STJ es el teletrabajo, que ni los magistrados ni el personal se movilicen a sus oficinas y que se aguarden los anuncios del gobierno nacional en relación con una posible flexibilización de la cuarentena.

Fuentes judiciales afirmaron que por el momento no se plantearía un cuello de botella "y hay capacidad operativa de recuperar audiencias de acuerdo con las prioridades de los fiscales".

Más allá de que algunos trámites no implican la presencia directa de los funcionarios involucrados y, por ejemplo, la autorización de un allanamiento se puede realizar por correo electrónico, otras acciones involucran a varias personas y no siempre se encuentran a disposición las herramientas virtuales para agilizar la labor.

Las fuentes precisaron que los miembros del STJ están atentos a los anuncios y que, en base a ellos, podrían disponer cambios en la modalidad de trabajo.

Asimismo, es una incógnita lo que sucederá con la no muy lejana feria de invierno y si habría cambios de este tradicional receso del Poder Judicial.

La urgencia de las causas con detenidos

Esta semana se iba a desarrollar el juicio de cesura por el crimen de Sebastián Sapuri, conocido por su apodo de Sebita. Se habían programado dos audiencias, con la presencia de testigos y las partes intervinientes. Fue uno de los tantos procesos suspendidos y que deberá desarrollarse en mayo o más adelante.

Una de las particularidades es que determinadas causas no son urgentes debido a que no tienen personas detenidas. Por el contrario, cuando hay privados de su libertad, las partes están obligadas a resolver con celeridad el proceso.

LEÉ MÁS

Coronavirus: Casas de Justicia gestionan soluciones por Whatsapp

No le importó la cuarentena y fue a robar a un súper

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario