La mesa navideña se salvó del impacto de la inflación

La suba del costo de los productos típicos fue inferior al 5%.

La temporada navideña se inició oficialmente y entre las góndolas de los supermercados ya es posible encontrar los típicos productos de la celebración. Este año la canasta más económica puede conseguirse por 128 pesos, un 4,68% más cara que en 2016, cuando valía alrededor de 122. El alza es mucho menor que la que se acumuló durante el año en otro tipo de productos. También están a la venta las cajas armadas que suelen ser más amigables con el bolsillo de los cipoleños. En algunos comercios se venden las más baratas a 99 pesos y las premium a 184 pesos.

Diciembre no sólo es el mes en el que las personas corren de un lugar a otro para intentar cerrar el año de la mejor manera posible, sino también cuando comienza a sentirse la emoción por celebrar Navidad y Año Nuevo. De la mano de los festejos también viene la búsqueda por los precios más accesibles para evitar gastar demasiado y, aun así, disfrutar de algo rico.

Te puede interesar...

Los productos más comunes como el pan dulce, turrón de maní, la garrapiñada o la sidra mantuvieron sus precios con respecto al año pasado, mientras que los budines, los postres de maní y los vinos espumantes aumentaron hasta un 30%.

Sin embargo, los que buscan encuentran. La canasta que se arma a elección (incluyendo una sidra, un budín, un turrón, un paquete de garrapiñada y un pan de dulce) se adquiere por 128 pesos, aunque si se elige una con alimentos y bebidas de calidad premium se puede llegar a pagarse hasta 500 pesos dado que la marca, la calidad y el tamaño influyen de manera significativa.

En el caso de los turrones -que pueden ser de maní, maní con miel, bañados en chocolate o con frutas- se consiguen desde 10,90 hasta 64 pesos, dependiendo de su tamaño, que va desde los 80 gramos hasta los 350. También se pueden encontrar los más sofisticados de marcas de renombre que ofrecen mayor calidad y que alcanzan los 90 pesos o más, teniendo en cuenta los ingredientes y el porcentaje de cacao. La bolsita de garrapiñada más barata cuesta 12,50 y la de maxigarrapiñada a casi 20 pesos.

El más deseado es el pan dulce que, a pesar de ser tradicional en otros países que se encuentran en temporada invernal, sigue siendo el rey de las fiestas. Hoy no sólo se pueden comprar los clásicos con fruta abrillantada o chispas de chocolate, sino también los marmolados que valen, como mínimo, 50 pesos. Los que vienen en latas personalizadas y más originales pueden llegar hasta los 300, o más.

Por su parte, el precio de las sidras varía desde los 34 pesos hasta los 100, dependiendo de si es de etiqueta blanca o negra. Sólo algunas de las marcas más conocidas sufrieron aumentos. Las que se consiguen en botellas de plástico y con un contenido de 920 centímetros cúbicos valen 28 pesos. Los vinos espumantes dieron un gran salto y un fuerte golpe a la billetera: es que aumentaron un 25% en comparación con 2017. Meses atrás se podían conseguir por 180 pesos y hoy a 240.

Los budines sufrieron una suba del 20%, aunque todavía es posible conseguir los más simples a 18 pesos, mientras que los postres de maní aumentaron un 28,71% y pasaron de valer 28 pesos a 39.

30% Los postres de maní y los espumantes sí aumentaron. Aunque hay ofertas.

$500 es el costo de una caja navideña “premium”.

La tradicional caja de cosas dulces se puede conseguir por menos de $130 pesos. Sin embargo, llenarlas con turrones, maní, pan dulce y otros productos de primeras marcas y mayor tamaño multiplica el valor.

Pocas opciones para los celíacos

No es novedad que los productos para celíacos que se encuentran en los supermercados sean muy caros y casi inexistentes. Este vacío en el mercado lleva a que un gran número de vecinos de Cipolletti se pongan en campaña para elaborar alimentos dulces que se adapten a cualquier tipo de requerimientos. Están quienes hornean budines o pan dulce con harinas alternativas y los que producen productos para veganos que no sólo se adaptan a quienes optan por este estilo de vida, sino también a los intolerantes a la lactosa, ya que no están hechos con leche.

Ideales para ahorrar

Si bien en algunos supermercados aún no trajeron las típicas canastas navideñas armadas, otros ya las tienen en exhibición. Como es costumbre, son más económicas que las que son armadas a gusto y son divididas en categorías; las que se componen de productos baratos y las que incluyen otros de marca

En un comercio ubicado en el barrio Don Bosco, los usuarios pueden encontrar la caja azul y la verde. La primera vale 184 pesos y consta de una sidra, un turrón, un pan dulce de 600 gramos, un budín tamaño mediano y un budín relleno de chocolate. La segunda cuesta 99 pesos y trae una sidra, un pan dulce, un budín con frutas, dos turrones pequeños y un paquete de garrapiñadas.

El pinito cuesta entre $80 y $4000

Los elementos esenciales para poner de pie el arbolito son variados y los precios se adaptan a todos los bolsillos. La novedad este año son los árboles de colores que se exhiben en las estanterías con orgullo. Algunos son rosados, celestes o violetas, desterrando a los blancos o negros que quisieron ser moda.

Para armar un arbolito de tamaño tradicional a nuevo con todos los chiches se debe pagar desde 2700 hasta más de 6000 pesos, dependiendo de la calidad y el trabajo final, aunque pueden ahorrarse miles de pesos achicando la altura del pinito: se consiguen desde 80 pesos. Con respecto al 2016, a simple vista no es posible notar una gran diferencia de precios entre los productos tradicionales que se consiguen todos los años, aunque sí han ingresado algunos mucho más modernos de la nueva temporada que pueden llegar a costar un poco más. Muchos de ellos están elaborados con materiales más firmes y son mucho más brillosos.

Los valores, como es costumbre, varían de acuerdo con su altura y volumen. Si bien el año pasado era posible encontrar el más alto de 2,50 metros por 4000 pesos, hoy la opción más grande es el de 2,10 metros por 4300 en color verde. Los que miden entre 1,20 y 1,50 metros van desde los 1600 hasta los 2000 pesos. Un pino color rosa claro de 70 centímetros vale 700. También están los arbolitos que vienen decorados y salen alrededor de 500 pesos.

Por su parte, las luces aumentaron un 38,4%, dado que en 2016 las más caras valían 800 pesos y hoy cuestan 1300.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario