El clima en Cipolletti

icon
Temp
49% Hum
LMCipolletti Cipo

La historia del gaucho que va de Oro a Cipo a caballo y emociona a su paso

Todos conocen y estiman a Vito Sicolo, que viene montado a hacer las compras y a visitar parientes. El fenómeno que generó la yegua La Rosita, el respeto a la tradición, su Agrupación y su dura respuesta a los proteccionistas.

La pavimentación de calle “La Falda” fue un gran paso hacia la urbanización en el sector que une a Cipolletti con Fernández Oro. Sin embargo, en medio del progreso, Vito Sicolo (57 años) se encarga de que la zona conserve ese toque romántico, autóctono y campestre, como la tradición manda. Es el popular gaucho que suele venir a nuestra ciudad “a caballo” y que llevó a una inusual popularidad a La Rosita, la yegua más conocida y querida de Fernández Oro y alrededores.

Allá y acá, todos los identifican fácilmente. Fue disc jockey y taxista. Pero hace tiempo se dedica a “la pasión de mi vida”. Es uno de los líderes de la Agrupación folclórica y criolla “La Chiquita”, integrada por adolescentes y niños que recorre importantes festivales y uno de los pocos hombres que se pasea por la región montado y con el atuendo típico de la cultura e historia argentina (poncho, bombacha de campo, botas etc).

Te puede interesar...

“Vamos a la escuela a enseñar ensillar, desensillar”, comenta Vito entre mate y mate en La Chacra familiar en la que está afincado.

Vitto Sicollo07.jpg
Una chacra llena de frutas y caballos en la zona rural de Fernández Oro.

Una chacra llena de frutas y caballos en la zona rural de Fernández Oro.

Personaje pintoresco, para él ya no hay auto, colectivo ni moto que valga. Y se las ingenia para trasladarse con sus pingos al pueblo orense o incluso a pleno Cipo, donde el tránsito ya es más intenso.

“Vivo a caballo, no manejo. Todos mis mandados los hago en la yegua. He ido a comprar ropa a calle 25 de mayo y Roca de Cipolletti, a la que actualmente todas las semanas voy a visitar a mis hijos a caballo”, agrega mientras se acomoda la boina para la foto.

“Vito, ¿y La Rosita?”, pregunta desde la calle de tierra un travieso nene que pasa por allí, en Mitre al fondo, a 300 metros de la Espinoza (La Falda).

Eso genera la yegua más admirada de la zona por su nobleza. “Y sí, con La Rosy somos bastantes populares”, admite con cierta timidez mientras los perros no paran de ladrar. Algunos árboles frutales conversa en el extenso lote pero “ese emprendimiento no va más, hubo que rebuscársela por otro lado”.

image.png

“Tengo 20 caballos pero La Rosy es, por lejos, la más mimada. Se ha hecho conocida a nivel provincial, por esto de que también vamos a las escuelas, escuelas especiales, desfiles… La gente se vuelve loca con ella, es que hace años me acompaña siempre. Entonces se arriman acariciarla, reconocerla, preguntar por ella. Le dan zanahoria, de comer con la mano, se suben, los paseo un poco… Antes, que la llevaba más seguido al centro, salía de los comercios y estaba rodeada de chicos,”, revela el fenómeno que provoca en la vía pública. No por nada, el finde pasado en la Fiesta Cultural de Oro la zaina tuvo mención especial.

Y aporta datos de la intimidad que la hacen más querible aún: “Es muy dócil. Voy caminando y me sigue. Hay que saberla manejar porque es mestiza, por ahí quiere correr, tiene un tranco lindo que puede asustar, pero es de lo más mansa. Acá en La Chacra anda en el medio del lote porque no tiene alma ni carácter de líder”.

La discusión con los proteccionistas de animales

Claro que no a todos le cae simpático el estilo de vida de Vito. Consultado acerca de las reacciones de la gente al verlo en la ciudad con sus pingos, expone una histórica discusión y no le esquiva a la polémica.

“Hay gente que se sorprende y otros que nos miran como sapo de otro pozo. El proteccionista, con todo respeto, no tiene ni idea lo que plantea. Les he demostrado que están equivocados. Tanto las nenas como los nenes (sí, los llama así cariñosamente) que tenemos en la Agrupación 2 veces por semana se bañan, están desparasitados, se le da la ración de comida buena diaria, se los cepilla, están vacunados, bien herrados, andan sueltos en La Chacra, tengo seguro ante cualquier accidente. Los mimamos como en ningún lado, viven como reyes”, se defiende con argumentos.

En ese sentido, amplía: “Hemos ido en 3 ó 4 ocasiones al Jockey Club de Neuquén, 3 ó 4 horas en caravana, y te increpan, te dicen que no está herrado sin conocimiento de causa”.

Vitto Sicollo01.jpg
Se entienden a la perfección Vito y La Rosita. Una relación increíble.

Se entienden a la perfección Vito y La Rosita. Una relación increíble.

También debe lidiar con la falta de respeto y empatía de algunos conductores intolerantes e irrespetuosos. “Además está ‘el de la camioneta importada’, que venimos con los chicos de los desfiles o festivales y te pasan a 110 km por al lado. Por suerte la mayoría son los que te sacan fotos, te saludan, te preguntan el nombre del caballo”, rescata.

No es que Vito estuvo siempre en el campo. Tuvo una intensa vida social. “Fue DJ sonidista 25 años, me convocaban de numerosas fiestas privadas, particulares, cumpleaños, casamientos. Luego manejé también un taxi, pero lo mío son los caballos. Mis compañeros, con los que hemos pasado tormentas, noches bravas. Son como un hijo para mí, es una terapia linda y quiero explicarle a la gente en esta nota que los animales no sufren, es como un paseo, les gusta y se ponen contentos cuando encaran la calle”, asegura convencido.

Es papá de Antonella, Víctor y Guadalupe y tiene 4 nietos: Mia, Zoe (son parte de la Agrupación), Alegra y Gianluca. Su compañera de la vida, Sandra, lo acompaña en esta “hermosa aventura”.

En el final deja un mensaje que resume su desafío diario de transmitir ese sentido nacionalista y tratar de que no se pierda el respeto por nuestra tradición. “Somos 35 o 40 montados activos ocasionales en la zona, al menos agrupados en el centro tradicionalista. El modernismo se olvidó cómo se hizo el país, nos han cambiado la historia, ahora es sacarle identidad al país y las raíces… Yo amo a mi patria y trato de ir involucrando a la juventud de lo que es tradición, inculcarles esos valores y amor por nuestros orígenes. Eso hacemos en la agrupación con Paine, Pablo, Enzo, Zaira, Dasha, etc”, reflexiona al final el Gaucho de Oro, mientras La Rosy lo espera para seguir haciendo camino al andar...

Vitto Sicollo03 (1).jpg
Vito es uno de los responsables de la Agrupación

Vito es uno de los responsables de la Agrupación "La Chiquita".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario