El clima en Cipolletti

icon
Temp
100% Hum
LMCipolletti Malvinas

"La chatarra tiene otra oportunidad, como mi vida"

Marcos Bravo está preso en el Penal de Cipolletti. Allí descubrió su talento para transformar fierros viejos en arte. Es el autor de la escultura en homenaje a Malvinas, entre otras obras.

La escultura en homenaje a los héroes de Malvinas instalada en el extremo este del Parque Ferroviario tiene una profunda significación. Es un soldado que mira hacia un punto medio entre Puerto Argentino y Grytviken, archipiélago en donde se realizó el desembarco de tropas el 3 de abril durante la operación Georgias. Allí murieron los dos primeros argentinos, Mario Almonacid y Jorge Néstor Águila.

Pero, además la obra, de cinco metros de altura y confeccionada con chatarra, resalta por sus finos detalles que le dan un intenso realismo, con la indumentaria militar y el equipamiento que se lleva en combate.

Te puede interesar...

El autor del trabajo es Marcos Bravo, un hombre de 38 años que está preso en el penal local por un asalto a mano armada, quien a través del arte encontró un camino para soportar el encierro y enfrentar su drama por las adicciones.

Si bien tenía conocimientos de soldadura, comenzó a experimentar con hierros viejos que encontró en la prisión y descubrió que podía crear cosas, un talento que no sabía que podía tener. Después, docentes que dictan cursos lo alentaron para seguir y a exponer públicamente. Así surgió una muestra de animales en el CCC en noviembre del año pasado, reflejada en su momento por este diario.

Esa muestra motivó a las autoridades municipales y ex combatientes a encargarle el trabajo para la conmemoración por los 40 años de la gesta. Le llevaron una pequeña maqueta y puso manos a la obra, que le demandó cerca de tres meses.

“Tiene elementos reciclados, piezas en desuso, chapas. Estilo ensamble, como se llama”, explicó Bravo.

Estatua 3.JPG

Sin tapujos, sostuvo que el arte le cambió la vida para bien y que ese es su destino, cuando logre la libertad en unos seis meses.

Destacó que su nueva ocupación “me ayudó a canalizar que estaba acá adentro y de alguna manera empezar a ver qué podía hacer”.

Así los hierros viejos pasaron a formar parte de su cotidianidad, y entiende que tienen mucho que ver con él mismo, por lo que traza un paralelismo con su propia existencia.

Reflexionó que “tiene un poco de lógica de lo que es el desecho, lo que ya creemos nosotros que no sirve para nada. Yo en algún momento me sentí así. Sin embargo, piezas que ya no tienen uso pueden embellecer una obra. La chatarra, como mi vida, tiene otra oportunidad”, resaltó.

Porque está convencido que va camino a recuperarse tras su dura su caída.

Cuenta que llegó a la cárcel con una severa crisis emocional que requirió de un largo tratamiento psiquiático por culpa de su adicción a las drogas.

“La verdad es que en ese sentido fue bueno estar encerrado. Obligado tuve que hacer el tratamiento”, admitió.

Si bien está encerrado, Bravo se siente liberado interiormente para mirar con mucho entusiasmo su futuro. Y afirma que su experiencia puede ayudar a otros.

“No tengo problemas en contar mi historia, para que sepan otros pibes que andan en la calle bardeando”, enfatizó.

Estatua 4.JPG

El plan para la libertad

Bravo tiene un sinfín de planes cuando recupere su libertad, dentro de seis meses. La creación de esculturas está en el centro de sus anhelos. Piensa seguir ese camino y especializarse. Para ello, tiene pensado estudiar artes visuales.

También sabe que en la calle encontrará tentaciones negativas.

“Sé cuáles son mis debilidades. Al momento de salir a la calle, tengo que estar ocupado en lo que encontré. Esto me llena, no quiero estar más en el boludeo de la falopa”, afirmó.

Estatua 2.JPG

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario