La caída de ventas liquida a los comercios: en diciembre vendieron hasta 40% menos

La caída de las ventas y la suba de costos dejaron locales vacíos y traslados.

El inicio de un nuevo año puso fin a varios comercios que la remaron hasta 2018 y hoy liquidan todo su mobiliario y equipos de calefacción o refrigeración a través de distintos grupos de Whatsapp, uno de ellos conocido como “Compre Cipoleño”. Ocurre que diciembre fue un punto de inflexión para muchos comerciantes de distintos rubros, especialmente el de la indumentaria.

En diálogo con LM Cipolletti, el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Cipolletti, José Luis Bunter, evaluó que el bajón en las ventas registrado sobre fin de año fue “terrorífico” y estimó que ronda el 40 por ciento, en comparación con igual período de 2017. “Los más afectados son los que venden ropa; los menos afectados, los que venden productos alimenticios”, dijo el referente del sector mercantil.

Te puede interesar...

Hay un cóctel de variables que provoca un impacto muy negativo en las pymes cipoleñas. Comienza por los altos alquileres que se pagan en el centro, donde un conocido local ubicado en Roca al 500 paga 55 mil pesos al mes. Se suman luego los costos de los servicios, especialmente la electricidad, y la carga impositiva cada vez más alta. Se completa con los gastos fijos de muchos comercios. Ese cóctel y la caída de las ventas liquidan a muchos comerciantes.

“El volumen de las ventas cayó un 40 por ciento con respecto a diciembre de 2017. Con la inflación que hay, todo es más caro y se vende menos, por lo que el margen de rentabilidad es menor”, indicó Bunter.

“El volumen de ventas cayó un 40% con respecto a diciembre de 2017. Con la inflación que hay, todo es más caro y se vende menos, por lo que la rentabilidad es menor”. José Luis Bunter, presidente de la Cámara de industria y Comercio

Del local al showroom

Bunter expresó que muchos comerciantes hacen un último intento: cierran el local, pero intentan continuar la actividad desde su casa. “Es jodido cerrar una pyme, pero lo más complicado, que no está viendo el gobierno nacional, es que la tienda que cierra ya tiene su base de clientes, y se comienza a manejar de manera informal, desde su casa, sin pagar ningún impuesto”.

Por lo tanto, su conclusión es la siguiente: menos pymes pagan impuestos, y los gobiernos gravan más a las que siguen en pie, en lugar de crear alternativas reales para fomentar el crecimiento económico.

En ese contexto, precisó que once comercios cipoleños se encaminan a un cierre inminente porque ya lo manifestaron y están vendiendo todo su mobiliario. Otros se trasladaron a zonas donde los alquileres son más accesibles, y también está ocurriendo que los locales que no pueden pagar su deuda con distintos organismos nacionales y provinciales cambian la razón social para continuar en el mercado. “Piden la baja y luego se dan de alta a nombre de otra persona”, explicó Bunter

Laurita bajó la persiana y los cipoleños perdieron su “esquina más dulce”

Entre los comercios que bajaron la persiana a partir de diciembre se encuentra la confitería Laurita, una de las panaderías más tradicionales de la ciudad. Después de 40 años de actividad, sus propietarios tuvieron que bajar la persiana ante el complejo escenario económico actual. El anuncio de la “liquidación total por cierre” no pasó desapercibido para los cipoleños, quienes lamentaron en las redes sociales la situación de la confitería de Roca e Italia, conocida como “la esquina más dulce de la ciudad”. El local ya quedó vacío a la espera de un nuevo proyecto, mientras los vecinos lamentan el cierre de comercios tradicionales en la ciudad. Laura Quintana, la pastelera de Laurita, aseguró que continuará haciendo cosas dulces y sabrosas para vender.

LEÉ MÁS

ARSA recibe 16 reclamos diarios por agua y cloacas

Río Negro recibió a más de 150.000 turistas en sólo 15 días

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario