El clima en Cipolletti

icon
Temp
61% Hum

La ayuda oficial no llega al 50% del costo de la cosecha

Cada chacarero necesita $25.000 por hectárea y recibiría $10.000.

Desfinanciados, sin un precio sostén y con la cosecha encima, a los productores no les quedó más opción que agarrar lo que llegó de Nación y Provincia para levantar la fruta. No obstante, afirmaron que la inversión de 200 millones de pesos es insuficiente y no llega a cubrir el 50 por ciento de los gastos de la temporada, por lo que tomarán los créditos anunciados el jueves.

"La desesperante situación hace que el productor agarre lo que venga y acepte estos fondos, pero que quede claro que seguimos sin saber cuál es el precio de la fruta y que vamos a pelear por eso", sostuvo Sebastián Hernández, titular de la Cámara de Allen, una de las más representativas del Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

Te puede interesar...


En diálogo con LM Cipolletti, confesó que la noticia sorprendió porque se esperaban 300 millones de pesos. Aclaró que la ayuda no es un subsidio, sino que es financiamiento que endeudará aún más a los productores; y advirtió que el monto que se erogará, lejos de asegurar la temporada, sólo alcanza para cubrir la mano de obra. "Se necesitaban 600 millones para financiar la cosecha", aseguró.

Consideró que "no hay financiamiento bueno sin rentabilidad" y que, por lo tanto, no se sabe si el productor estará en condiciones de devolver el dinero que va a tomar del Estado para levantar la cosecha, porque ya arrastra un pasivo.

Ocurre que 2015 fue un año tan malo para el sector que dejó a la mayoría de los productores endeudados, incluso con las empacadoras. Hernández, por ejemplo, le debe a una empresa 11 mil dólares, pero hay otros que superan los u$s 100.000.

"Todos los chacareros de Dole quedaron endeudados", añadió el dirigente de la cámara orense, Edgar Artero. Y los que no tienen deuda, apuntó, quedaron "cautivos" de una empacadora que todavía no paga la fruta que compró a los productores en 2015. Por caso, mencionó a Tres Ases.

"Yo quiero un precio para la fruta y saber quién la compra. Acá no tenemos ni una cosa ni la otra", enfatizó Artero.

También consideró insuficientes los fondos que desembolsarán los gobiernos nacional ($150 millones) y provincial ($50 millones), teniendo en cuenta que son 10 mil pesos por hectárea los que recibirá el productor, y el gasto de la cosecha equivalente a esa superficie ronda los $25.000, a valor de un peso el kilo de fruta producida.

"Somos la caja de transferencia para destinar ese dinero a los obreros y regalar la mercadería a las empresas. ¿Cuál es el beneficio para el productor, quién puede estar contento? Esto es lo más parecido a un préstamo, y no queremos préstamos ni prestamistas, queremos rentabilidad", expresó.

Como Hernández, anticipó que los productores van a aceptar el camino de la financiación, pero dejó en claro que "no fueron capaces de poner un precio ni obligar a las empacadoras a comprar la fruta".

Todo sube, todos los eslabones de la cadena se acomodan y los productores no logran aún que se fije y se respete un precio para la fruta. Tampoco saben cómo serán distribuidos los 200 millones comprometidos, quiénes serán los beneficiados, ni cómo tendrán que devolver el dinero. Estos y otros interrogantes se suman al malestar y el desgano que acompañan a los productores. Al dirigente orense le pareció muy extraño que el Estado le preste dinero a un sector que está fundido y no podrá pagar. "Quizás quiera quedarse con nuestras tierras", sospechó el dirigente, y en esa línea agregó: "Vamos camino a un monopolio. Si el Estado no nos ayuda a encontrar una vía de comercialización, no salimos de esta", e insistió en la necesidad de poner un precio referencial.


"Anuncios insuficientes para el sector"
El legislador cipoleño Jorge Ocampos también cuestionó la respuesta oficial a los reclamos de los productores. "Sólo veo desesperanza en las chacras por la clara falta de rentabilidad de este sector, a lo que se han sumado, en algunos casos, las pérdidas a causa del granizo", manifestó.

"Los chacareros notan falta de presencia por parte del gobierno provincial, en especial por la llamativa demora en poner en vigencia las leyes de transparencia frutícola que permitan de una vez por todas tener un precio mínimo de la fruta y que el negocio sea previsible para todos los que integran la cadena productiva", manifestó el ex intendente de Cipolletti.

Para Ocampos, "resulta insólito que quien hace la inversión y corre con todos los riesgos para producir sea el eslabón más débil y esté fundido. De este modo van saliendo del sistema, venden, alquilan o cierran las chacras con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo". Y cuestionó: "¿Cómo van a devolver un crédito? Si con el precio obtenido no pagan los costos oficiales del INTA y la Secretaría de Fruticultura".

El legislador había reclamado varias veces la conformación de la mesa de contractualización para fijar los costos de referencia de la temporada 2016 y fustió los anuncios efectuados por el gobierno nacional. "Son claramente insuficientes para los pequeños y medianos productores, que no pueden tomar créditos en una actividad que para ellos no paga los costos oficiales de producción y muchos aún tienen fruta entregada y sin vender de la temporada pasada y por la cual les ofrecen centavos".


CIFRA
600 millones de pesos costaría la cosecha.

Los chacareros manifestaron su malestar porque la Nación no contempló el precio sostén y se mostraron sorprendidos por la cifra del fondo rotatorio implementado por Agroindustria y la Provincia. Estimaban que tendría un piso de $300 millones, pero finalmente será de $200 millones. Así, se atenúa enormemente su impacto.

Fondos
Las medidas de Nación y Provincia

Después de intensas gestiones, protestas chacareras y varios días de silencio, el Ministerio de Agoindustria respondió al petirorio de los productores. No hubo aval al precio sostén, sino dos sistemas de financiamiento para pagar los gastos de la cosecha. Por un lado, se creó un fondo rotatorio junto a Provincia de $200 millones pensado casi exclusivamente para pequeños y medianos productores -podría llegar a pequeños empaques-. A ese dinero se suman 600 millones de pesos en créditos del Banco Nación con una tasa de interés reducida y otros 600 millones a solicitar en otros bancos. Desde Agroindustria aseguraron que ya hubo chacareros que pidieron préstamos y que no tuvieron inconvenientes para insertarse en el mercado financiero. De igual forma, el secretario de Agricultura, Ricardo Negri, reconoció que las medidas "son insuficientes".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario