El clima en Cipolletti

icon
Temp
77% Hum
LMCipolletti Abuela Cautiva

La abuela Miriam Gallardo quiere volver a su casa

Es la anciana que vivía en estado de abandono en la Toma 10 de Febrero. Desde la Residencia "Juan XXIII" indican que no se adapta a su nueva vida.

La abuela que vivía en estado de abandono en la Toma 10 de Febrero y que fue rescatada por los vecinos tras una denuncia contra su hijo, quiere volver a su hogar.

Desde la Residencia de Larga Estadía "Juan XXIII", donde se encuentra alojada en la localidad de Cinco Saltos, indicaron esta mañana a través de LU19, que la abuela Miriam no se adapta a su nueva vida y está muy angustiada. Afirman que no puede desprenderse de sus antiguas pautas culturales y hasta ha vuelto a comer pasto. Esto -según el diagnóstico- tiene que ver con un desgaste cognitivo moderado o demencia leve.

El cuerpo asistencial de la Residencia, ha promovido la revinculación con el hijo, para intentar contenerla y evitar una depresión. El hombre se acercó a visitarla y facilitó los documentos de la anciana para iniciar sus trámites de jubilación. "Aunque puede ser cuestionable el trato que tuvo el hijo, no deja de ser importante para ella", expresaron.

Te puede interesar...


Además, se intenta incorporar el concepto de calidad de vida, para prepararla ante un posible egreso del hogar de ancianos, ya que no se la puede retener en contra de su voluntad.

La palabra de la abuela Miriam

La mujer pudo hablar con la radio y dijo estar bien pero manifestó su deseo de volver a la casilla de la Toma 10 de Febrero. "Mañana me voy. Es que no me hallo. Son todos muy buenos acá, pero me gusta estar en mi casa, en el campo libre. Ya me voy", dijo.

La historia que conmovió a los vecinos de 10 de Febrero

Hace poco más de dos semanas los vecinos de la toma cipoleña denunciaron públicamente el estado de vulnerabilidad en el que vivía la abuela. A través de los medios, se conocieron los maltratos que recibía por parte de su hijo. Se habló de golpes, falta de comida e higiente y hasta lo acusaron de encerrarla por varios días en la precaria casilla que habitaban. La abuela, se alimentaba comiendo pasto hasta que los vecinos lograban llevarle comida.

A raíz de esta situación, el Ministerio de Desarrollo Social de Río Negro intervino para garantizarle tratamiento y contención social, en la residencia en la que se encuentra actualmente.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario