Fueron a buscarlo para el juicio y ya se había fugado

Era un convicto de la cárcel cipoleña, procesado por causa de drogas.

Protagonizó una de las fugas más audaces del Establecimiento de Ejecución Penal 5° de Cipolletti y, en apariencia, lo hizo porque preveía un proceso judicial que le impediría recuperar la libertad. Se trata de Juan Carlos Aguilar Maza, oriundo de Mendoza, aunque en el último tiempo vivía en la ciudad de Allen. Estaba sospechado de vender drogas y el Tribunal Oral Federal de General Roca (TOF) lo iba a juzgar en los próximos días: al enterarse de su evasión, se vio obligado a emitir un urgente comunicado al Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos.

De acuerdo con fuentes judiciales, el TOF contactó a los integrantes de la Delegación Toxicomanías de Cipolletti para que notificaran a una mujer de nombre Valeria y al convicto Aguilar Maza sobre su juzgamiento en las semanas venideras por el delito de comercialización de estupefacientes. No hubo mayores problemas para ubicar a la mujer y la sorpresa vino de la mano de las autoridades carcelarias de esta ciudad, que explicaron que el hombre requerido por la Justicia Federal ya no estaba con ellos y que se había fugado en una moto.

El hecho premeditado sucedió un día antes de la Nochebuena y no dejó de llamar la atención porque supuestamente Aguilar Maza atravesaba una “etapa de confianza”. Más allá de que el juez de Ejecución de Cipolletti le había negado el beneficio de salidas, le quedaba muy poco tiempo tras las rejas cumpliendo una condena por lesiones leves agravadas por el vínculo de pareja. Pero el hombre de Allen sabía muy bien que iba a enfrentar un juicio por venta de drogas y que podía sumar otra condena, explicaron las fuentes.

En este marco, el presidiario decidió escapar y el plan le salió a la perfección porque los agentes del Servicio Penitenciario rionegrino no lo pudieron alcanzar en una carrera de 50 metros ni tampoco amedrentarlo con escopetazos intimidatorios al aire cuando se alejaba en una moto tipo enduro junto a un cómplice.

Enterados del incidente apenas finalizó la feria judicial, los responsables del TOF roquense solicitaron su inmediata búsqueda y detención. El trabajo estará a cargo del Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos dependiente del Ministerio de Seguridad.

Lo busca el Comando Federal de Recaptura

Juan Carlos Aguilar Maza tiene 30 años y se domiciliaba sobre calle Valcheta, en Allen. Al no ser ubicado en la cárcel de Cipolletti, el Tribunal Oral Federal de Roca lo declaró en rebeldía y no sólo dio intervención al Comando Unificado de Recaptura sino también a la Dirección Nacional de Migraciones y el Registro Nacional de Reincidencia.

Cuando se fugó, las primeras labores de la Policía provincial se concentraron en Fernández Oro aunque sin suerte.

En abril iba a cumplir la totalidad de una condena impuesta por la Justicia provincial, pero antes estaba previsto juzgarlo por infracción a la Ley 23.737. Este proceso lo enfrentaría junto a una presunta cómplice, que vive en Allen y pudo ser notificada en forma oportuna por la Policía federal.

Aunque no en forma directa, Aguilar Maza ya había preanunciado sus intenciones: en octubre impulsó a través de su defensor un pedido de salidas transitorias. El juez de Ejecución se lo negó rotundamente.

LEÉ MÁS

De película: los paró la Policía, se dieron a la fuga, chocaron un móvil y los detuvieron

Irán a juicio por chocar a policías y causarles heridas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario