Fiscalía pidió el desalojo de la toma de Costa Norte

Aseguraron que no hay negociación posible con los usurpadores.

La fiscalía cipoleña pidió el desalojo de la nueva toma que se forjó en una chacra de Costa Norte. Lo hizo en carácter de urgente y con la expectativa de que la Oficina Judicial fije la audiencia en 24 horas.

Mientras los ocupantes se organizan, dividen la tierra con estacas, palos y algo de alambre, la Policía vigila que no ingresen materiales que consoliden la ocupación y la Justicia quiere esta vez actuar con celeridad para que la toma sea desarticulada lo antes posible.

Te puede interesar...

Hay varios motivos para sostener que la toma no puede ni debe prosperar. De movida, es un delito de acción pública, aunque las tierras sean propiedad de un privado. La chacra, además, consta de siete hectáreas que están en producción y no son urbanizables. Por lo tanto, el Municipio no facilitará el acceso a los servicios en ese sitio.

Pero, principalmente, la fiscalía advirtió que el único camino posible en ese lugar es el desalojo porque el propietario es un viejo chacarero que no quiere saber nada con vender su chacra. Es más, la quiere recuperar.

“En este caso, de entrada, no se puede conciliar, porque cualquier conciliación que realizáramos sería a costa del propietario, quien ya nos dijo que no quiere vender nada. Acá no es posible ninguna negociación”, sostuvo el fiscal jefe Gustavo Herrera.

En diálogo con LM Cipolletti, el representante del Ministerio Público Fiscal confirmó que ayer pidieron formalmente el desalojo, en acuerdo con el denunciante y con el consenso generalizado del Municipio, que no quiere que prolifere una toma y hace tiempo que encara la problemática habitacional con un plan de desarrollo y expansión hacia la zona norte.

“Pretendemos que el juez nos dé la orden de desalojo a la brevedad. Queremos ser operativos con esto”, dijo Herrera. Y advirtió: “La gente puede tener necesidades, pero el camino es plantear estas necesidades ante el Ejecutivo”.

Hay delincuentes entre los tomeros

Jonathan Oyarzo, referente de la toma, aseveró que todos son vecinos del barrio Costa Norte, muchas madres a cargo de varios hijos, solteras o separadas. Sin embargo, desde la fiscalía informaron que también hay extranjeros y personas con antecedentes policiales que la Policía conoce muy bien. En los comienzos de la toma, eran 32 los que ocuparon la chacra, pero durante el domingo, Oyarzo comentó que ingresaron algunas madres con hijos, de modo que llevan la cuenta de unas 40 familias.

“Quieren tomar ahí para estar cerca de sus parientes”

Desde la fiscalía cipoleña consideraron injustificada la acción de los ocupantes, por cuanto el Municipio tiene tierras para regularizar y urbanizar hacia la zona norte de esta ciudad. En ese contexto, el fiscal jefe Gustavo Herrera aclaró: “Esta gente quiere tomar ahí porque quiere vivir ahí y estar cerca de sus parientes. Y lo que nos enseñó la toma de la Isla Jordán es que no se puede siempre conciliar. Si cada uno hace lo que quiere, vamos a tener una situación caótica”.

Se sabe que la ocupación sumó nuevos integrantes el domingo y ya son aproximadamente 40 las familias que forman parte de la usurpación, aunque tienen prohibido ingresar materiales de construcción para consolidar la toma.

Jonathan Oyarzo, uno de sus referentes, dijo: “Tomamos porque lo necesitamos”. Mientras que aclaró a LM Cipolletti: “No queremos que nos regalen nada, podemos llegar a un arreglo con el dueño para pagarle las tierras”. El problema, justamente, es que el propietario de la chacra no quiere vender nada. Oyarzo sostuvo que ya “está todo tomado” y delimitaron las parcelas. “Estamos bien, cada uno está en su terreno”, contó. Sin embargo, los dueños del predio negaron la posibilidad de cualquier negociación.

LEÉ MÁS

Weretilneck se tiene fe para ganar las elecciones de octubre

Denuncian deuda de cuota alimentaria por $100 mil

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario