El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
20% Hum

En Las Perlas, las bajas temperaturas se sufren aún más

La mayoría de los vecinos del paraje no tiene cómo combatir el frío y, para colmo, ahora no se está consiguiendo leña.

"Adentro de la casa, estamos como en Siberia. Tenemos que estar muy abrigados porque, si no, no se aguanta". Así se expresó Roque Sardá, un vecino del paraje cipoleño Balsa Las Perlas, al referirse a cómo encuentra a su comunidad el frente frío y lluvioso que azota a la región desde hace varias jornadas.

El testimonio de este hombre no es una excepción en un lugar donde la regularización del servicio eléctrico ha alcanzado a un proporción todavía menor de la población, donde el Plan Calor de entrega de leña es muy escaso, donde no se consigue la garrafa social y donde no hay red de gas natural. Además, comprar leña en forma particular se torna complicado por las restricciones pandémicas y por lo caro del producto.

Te puede interesar...

En este contexto, Sardá fue categórico en cuanto al frío y la humedad con que una gran mayoría de los pobladores debe convivir todo el tiempo, en este riguroso clima invernal, en el interior de sus hogares.

Algunos tienen la oportunidad, porque tienen la prestación de electricidad normalizada, de acudir a bolsas de dormir eléctricas para dormir, como una forma efectiva de pasar las noches sin entumecerse hasta los huesos, como les pasa a muchos otros. Pero son pocos, puesto que la precariedad del servicio sigue predominando.

Sardá relató que, aun tomándose todas las precauciones, como usar muy pocos aparatos eléctricos, tener lámparas de bajo consumo y medirse al extremo en el uso de la energía, se suelen recibir de Edersa facturas elevadas que no se corresponderían con la utilización de la luz.

Para colmo de males, expresó que hoy en día no se está consiguiendo leña para calefaccionarse por dificultades que atraviesan los proveedores. Se ha sabido, por ejemplo, que las lluvias pasadas y las actuales han humedecido mucho los suministros y en esas condiciones prácticamente no se pueden vender.

Según los últimos datos, el bin de la mejor leña, la de caldén, por ser más duradera en su combustión, cuesta ya unos 3500 pesos. Mientras que en el caso de la leña de segunda calidad, la de frutales, el precio no baja de los 2000 pesos. También hay de calidad inferior, como la de álamo, que arde y se consume en muy poco tiempo, que vale 1200 pesos, fraccionada en cantoneras.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

50% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
50% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario