En Interlagos se ilusionan con una salida a la crisis

García aseguró que la fábrica volverá a producir en el corto plazo.

La solución a la crisis de Interlagos no llegó, pero está más cerca. Así lo afirmaron ayer el todavía dueño de la empresa, Néstor García, y fuentes del gobierno provincial tras una reunión entre el empresario y el gobernador Alber to Weretilneck, de la que participaron interesados en comprar la fábrica de gaseosas.

Los empleados esperan con ansiedad alguna novedad, sobre todo después de que los interesados en comprar la planta recorrieran el edificio. García aseguró que en 20 días la planta estaría en condiciones de volver a funcionar, sin despidos y en vías de normalización. Sin embargo, desde el Gobierno fueron mucho más cautos: “Hay gestiones y están avanzadas, pero no hay nada oficial”.

Antes de la reunión, Weretilneck se había mostrado optimista al asegurar que hay dos o tres interesados negociando la compra de la compañía.

La empresa está a un paso de la quiebra, en un proceso judicial mediante el cual cualquier interesado en adquirirla y saldar las deudas podrá convertirse en su propietario. Hasta ahora, las gestiones no se tradujeron en ofertas concretas. Tampoco hubo registros en la delegación de Trabajo, que impulsó el proceso conocido como “cram down”.

El dueño de la empresa se reunió con el gobernador y un interesado en la compra. Confía en que la negociación llegará a buen puerto.

Desde Provincia aseguraron que los interesados son dos, sin dar mayores precisiones para no entorpecer las negociaciones. Según trascendió, una de ellas es la firma nacional Secco, mientras que el restante interesado es el empresario Víctor Solmi, quien ayer visitó la planta de la Ruta 22.

El plazo para el registro de oferentes se amplió esta semana, con el objetivo de lograr la normalización de la empresa y evitar la quiebra. Aunque por ahora no hay confirmaciones, las gestiones avanzan y los involucrados tienen esperanzas de que la pesadilla de los trabajadores tenga final feliz.

Los 84 empleados de Embotelladora Comahue llevan meses sin cobrar sus sueldos: la deuda con ellos roza los 15 millones de pesos, según informaron en Trabajo. Mientras se resuelve el conflicto, recibirán apoyo económico de Desarrollo Social.

Según Provincia, aún no hubo acuerdo

El encuentro

El gobernador Alberto Weretilneck se reunió ayer en Cipolletti con el dueño de Interlagos y uno de los interesados, con el objetivo de acercar posiciones para la adquisición de la Embotelladora Comahue.

La situación

Desde Interlagos aseguraron que había un compromiso para volver a funcionar en 20 días, pero desde el Ejecutivo lo negaron. “Hay gestiones avanzadas y somos optimistas, pero aún no hubo ningún acuerdo”, aseguraron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario