"Ellos pueden ir presos pero a mí me arruinaron, si vuelvo a caminar es un milagro"

Confió a LMNeuquén Pablo Sánchez, el taxista que fue baleado en medio de un asalto. Enfocado en su rehabilitación, espera el juicio a los delincuentes que lo dejaron en silla de ruedas.

Embed

Por Agustina Benatti / policiales@lmneuquen.com.ar

En una entrevista exclusiva a LM Neuquén, el taxista Pablo Sánchez contó cómo cambió su vida desde el asalto que sufrió el 13 de julio por parte de dos pasajeros en el barrio Villa María, en el que un disparo le dañó la médula y lo dejó en silla de ruedas. "No me gustaría estar en el juicio porque creo que no va a ser buena mi reacción. Ellos podrán ir presos pero van a continuar con sus vidas, van a salir y caminar tranquilamente. Yo perdí esa posibilidad. Me arruinaron completamente", confió el hombre de 41 años desde el interior de su vivienda.

Te puede interesar...

Pablo debió pasar varios meses internado luego del asalto y la peor parte fue cuando le confirmaron que había perdido la sensibilidad en sus piernas. "Me contaron cómo fue el disparo, que destruyó la médula, los intestinos y que yo me estaba desangrando por dentro. Lo primero que perdí fue las piernas", contó el taxista y recordó que incluso tras resultar herido, todavía consciente, él mismo se dio cuenta que sus piernas no le respondían. "No me podía mover, no pude hacer nada", confió.

"Al principio cuando empecé a leer y ver los videos caí mal, fueron momentos. Recibí mucho apoyo, fue muy emocionante ver a tantos taxistas. Fue algo que no me esperaba. Entiendo que cuando se enteraron que estaba un poco mejor eso se fue perdiendo", explicó Pablo y agregó que se fijó la meta de rehabilitarse y poder volver a su casa. Por ello, se encuentra realizando el tratamiento en el hospital Bouquet Roldán.

"Sé que me va a costar, es algo nuevo. No es algo que yo esperaba o buscaba, solamente salí a trabajar", sostuvo el taxista y aseguró que además se está acostumbrando a esta nueva etapa de su vida sin las comodidades necesarias. Por ejemplo, la puerta de su casa no está acondicionada para la silla de ruedas.

"Tengo un 1% de posibilidades, no me queda nada. Las piernas ya las perdí. Si algún día vuelvo a caminar es un milagro", dijo el hombre.

Tras el hecho, tres personas fueron demoradas como los presuntos autores y al día de hoy continúan con prisión preventiva mientras la investigación avanza. Se trata de Axel Jara y Ezequiel Roa Moreno, ambos sindicados como los presuntos delincuentes que atacaron y balearon a Pablo; y el tercero es Daniel Costich, a quien la fiscalía acusó como partícipe necesario ya que los habría llevado en un auto hasta unas cuadras antes de la parada y luego los buscó en La Pampa y Guiñazú, una vez cometido el disparo.

"Si hubiésemos sabido por los robos que cometieron los días antes, si hubiésemos tenido la foto... ahí sería otra cosa", sostuvo Pablo al respecto.

Sobre los delincuentes, el taxista contó que no recuerda por ejemplo sus rostros, debido a que estaba muy oscuro. Sin embargo, hay algo que sí sabe: al cruzar la Ruta 22 por calle La Pampa, intuyó que algo malo iba a pasar.

Por la agresión que sufrió, Pablo se encuentra en plena rehabilitación e intentando reconstruir su vida, aunque debió dejar de trabajar y su situación económica empeoró. A la espera de recibir la ayuda prometida tras el asalto, solicitó a la comunidad cualquier ayuda que puedan brindarle, por ejemplo, con una heladera. "Toda ayuda es bienvenida", confió Pablo, a quien durante su internación le entraron a robar tres veces.

Agravaron la acusación

A fines de octubre la Justicia modificó la acusación contra los dos ladrones que asaltaron al taxista Pablo Sánchez a una más gravosa. Debido a la extensión del daño causado en la víctima, se avaló el pedido de lesiones gravísimas en lugar de graves.

La fiscalía solicitó que los tres acusados por el asalto al taxista Sánchez la madrugada de 13 de julio (dos como autores y uno como partícipe necesario) sean acusados de robo doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por lesiones gravísimas.

La jueza Ana Malvido entendió que estaba fundado el cambio ya que los daños en la víctima por el disparo en la espalda le produjeron daños incurables en la salud.

LEÉ MÁS

Les agravaron la acusación por balear al taxista

"Firmamos un acuerdo y no están haciendo nada"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario