El smart TV quedó fuera de la "herencia" de Baratti

Alguien pagó la deuda por el televisor para evitar la denuncia.

La investigación interna por irregularidades en la anterior gestión de gobierno, que pronto llegará a tribunales, ya provocó una reparación para las cuentas públicas. Aunque se trata de un caso anecdótico: alguien pagó el tristemente famoso televisor smart de 48 pulgadas que había desaparecido durante el mandato de Abel Baratti.

Fuentes cercanas a la Dirección Legal, Administrativa y Técnica, revelaron ayer a LM Cipolletti que “manos mágicas” cancelaron la factura pendiente por un valor cercano a los $40 mil, incluidos los intereses, en un comercio de esta ciudad. Los responsables del local fueron quienes informaron al Municipio que finalmente se había concretado el pago.

Te puede interesar...

Ocurrió en las últimas horas, mientras los asesores legales de la comuna afinaban la denuncia penal que presentarán contra Abel Baratti en la Justicia por malversación de fondos públicos, incumplimiento de los deberes de funcionario público y defraudación al Estado municipal.

El área de Legales está decidida a llevar al ex intendente a la Justicia y le pidió permiso a Tortoriello para que la comuna sea querellante.

Como la factura fue cancelada, el smart TV no provocaría un daño al erario municipal, por lo que el hecho finalmente no acompañaría el informe que presentará la comuna en la Fiscalía, aunque sí todo lo demás que ya es de público conocimiento.

Lo que no se hizo público desde la comuna es quién se lo había llevado, ni si fue esa persona la que pagó la deuda. Las 140 hormas de queso y el resto de las irregularidades detectadas por la actual administración al momento de asumir siguen afectando el patrimonio local, por lo que la denuncia seguirá su curso hasta Tribunales.

La auditoría contempla el desvío de los 11 millones de pesos que debían destinarse a las obras de pavimentación en el barrio San Pablo y los gastos en servicios y bienes adquiridos por el Ejecutivo local que no fueron registrados ni declarados, pero sí ejecutados al 31 de diciembre de 2015. Estas erogaciones superan los $16 millones.

Otras maniobras
También se denunciará el déficit de más de $43 millones, las 140 hormas de queso que no fueron a parar a las escuelas, como correspondía, y la factura que gestionó en persona Baratti para que un tercero -el Policlínico Modelo- cobre alrededor de $47 mil por razones que por el momento se desconocen.

La denuncia también apuntaba a otros funcionarios de primera línea, uno de ellos fuertemente vinculado al área de Servicios Públicos.

Ocurre que la actual administración no pasó por alto el hecho grave de alquilar camiones regadores que no podían ser utilizados por el deplorable estado que presentaban.

El director de Legales de la actual administración municipal, Julio Tarifa, comentó que pese a ello la comuna siguió contratando los camiones desde el 2012 hasta mediados del año pasado, y por la misma razón, dijo que la actual administración frenó la emisión de pagos. También aconsejó no cancelar la deuda que se arrastra del año anterior por este servicio, justamente porque los camiones alquilados no estaban operativos.

La deuda contraída tanto por el alquiler de la flota de riego como por el inmueble que aún se sigue utilizando, ubicado sobre la calle General Paz, ronda los $2,5 millones, pero el letrado recomendó saldar sólo lo que corresponde a la propiedad.

“Seguimos recabando pruebas, pero el escrito de la denuncia está casi listo”, afirmó Tarifa, y ratificó que llevarán a Baratti a la Justicia: “He solicitado al intendente que me otorgue el poder para que nos presentemos como querellantes”, detalló.

Más irregularidades
Separaron a un empleado municipal

Mientras el fiscal Martín Pezzetta investiga el accionar de un empleado municipal de planta permanente, que fue reconocido como Miguel Álvarez, el Municipio dispuso en las últimas horas suspenderlo preventivamente de su cargo. El hombre es un trabajador que tenía a su cargo una batea en el área de Servicios Públicos. Se descubrió que podría estar vinculado a contrataciones directas de máquinas viales y presupuestos dibujados para beneficiar a un tercero, por lo que le pidieron que entregase la batea y lo confinaron a otro lugar, donde cumplía tareas de sereno. Luego, la sospecha se plasmó en una denuncia penal y ahora la comuna tomó la decisión administrativa de desafectarlo de manera preventiva para que la junta disciplinaria pueda evaluar su conducta y determinar si corresponde en el caso la cesantía o la exoneración. También presumen que el hombre podría estar metido en la supuesta compra-venta de áridos que eran retirados de la cantera municipal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario