El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
25% Hum
LMCipolletti fue

El Rafa Di Serio cerró el micrófono tras 50 años de radio

El conductor de "Deberes y Derechos" se despidió de sus oyentes. El ciclo se mantuvo 23 años al aire. Su ideólogo logró una amplia experiencia en el medio radial. Fue socio y director de LU19 y hasta transmitió Fórmula 1.

Un decano del periodismo se despidió tras medio siglo en la profesión. “Cierro el micrófono”, anunció Rafael Di Serio, una voz conocida y respetada en la región.

El Rafa condujo los últimos 23 años "Deberes y Derechos", un programa radial en el que informaba sobre las acciones de Gobierno y hacía minuciosos reportes de la labor del Concejo Deliberante. Un cronista parlamentario o -de tanto verlo libreta en mano- “concejal virtual” como le decía un intendente.

Te puede interesar...

“Mi objetivo era colaborar con la comunidad en el reconocimiento de sus derechos y las obligaciones de quienes ocupan cargos”, explicó.

Generoso y solidario con sus pares, sobre todo con los que inician el camino, su agudeza analítica no opacaba su humor de naturaleza mordaz, un temperamento que muestra tanto al aire como en una distendida mesa de un café.

Su estilo no era de andar corriendo tras las primicias, aunque le llevaban -y le siguen llegando- sin buscarlas.

Se esforzó en seguir aquellos temas con poder de influir en la sociedad y que si no hay alguien que lo mantenga en vigencia -como él- pierden preponderancia entre la vorágine de la agenda periodística.

Su paso por los medios y el aporte a la vida ciudadana no pasaron inadvertidos para el público, como tampoco para las autoridades. Por caso, días después de que se despidiera de sus oyentes de Radio Galas, el 10 de marzo, el Deliberante le entregó un reconocimiento a su trayectoria y labor. No fue la única distinción que recibió del Municipio. En una de ellas colocaron una placa con su nombre en la plaza Periodistas Argentinos, ubicada frente a las 1200 Viviendas. Lamentablemente, el reconocimiento duró poco, porque se lo robaron. Ahora está empeñado para mudar el homenaje a otro lugar que esté menos expuesto a los daños.

Di Serio, rosarino de nacimiento “y de Rosario Central” aclara, llegó a la zona en 1.964 e instaló con dos socios un estudio contable mecanizado, una novedad para la época. A la vez trabajó en el Tribunal de Cuentas de Neuquén y luego como administrativo en la Dirección de Termas, en la misma provincia.

Para entonces ya andaba entreverado en el rally y era piloto de unos de los tres autos que tenía la escudería “Chivo Rojo”, recuerda con tono de orgullo. Mientras que su carrera laboral continúo en una empresa consultora que prestaba servicios para Hidronor, en pleno desarrollo del proyecto de El Chocón. Después ingresó a la empresa estatal que tenía sus oficinas centrales en el edificio que hoy ocupa el municipio.

Socios de Cipolletti y Fernández Oro

Su vínculo con la radiofonía le llegó por su experiencia como piloto de rally y su fanatismo por el automovilismo en general. Ocurrió a principios de los 70, en una oportunidad en que Adalberto Omar Casanova, el recordado relator de transmisiones automovilistas del slogan “Una empresa de competencia, sin competencia”, le pidió que le diera una mano para llevar las planillas y comentar la información. Ahí contrajo la pasión radial que nunca abandonó.

Posteriormente hizo varios trabajos en distintos puntos del país, y hasta colaboró con un equipo periodístico en una carrera de Fórmula 1 nada menos que en Monza, el mítico autódromo italiano.

En julio de 1976 se produce un hecho trascendente en su trayectoria radial. Aunque eran tiempos difíciles por el reciente golpe militar, entre 12 socios adquirieron la radio LU19, cuyos estudios se encontraban en la rotonda de las rutas 22 y 151.

Como todos los integrantes de la sociedad eran de Cipolletti y Fernández Oro, nombraron a la empresa CIFO, de la que fue miembro de la administración y gerente.

Recuerda que por su iniciativa llegaron locutores de Buenos Aires de gran nivel profesional, que hicieron escuela en el ámbito local, y que le dieron una impronta propia a la emisora, entonces una de las tres que había en la región. Diez años después la vendieron.

Distinción Rafa Di Serio .jpg

Aquella mesa de Homero

De aquella época afloran innumerables anécdotas que le dibujan una sonrisa y nombres de personas que quedaron en su memoria y en su corazón. Uno aparece invariable: Edgardo Linares, quien fue jefe de locutores y conductor de “A Solas con mis tangos” el clásico entrañable de las tardes de LU19.

Con Linares -también rosarino como él pero hincha de Newell's- forjaron una amistad que duró años, aunque solían tratarse de “usted”.

Como una ceremonia durante muchas tardes de una época, cuando el conductor terminaba su programa, se juntaban en Homero (ahora tiene otro nombre), el bar frente a la radio, donde mantenían jugosas charlas en las que había estar atento para no perderse entre la seriedad y la ironía. Era una mesa mentada en la que se sumaban otros parroquianos que tampoco olvidan aquellos encuentros.

“No era un show, informaba”

“Deberes y Derechos” fue su creación. Le impuso un estilo, le dio identidad basado en la simpleza, sin excentricidades. “No hacía un show, era enteramente informativo”, subraya.

Su primer programa fue 21 de septiembre de 2.000 en Radio Galas. Luego lo siguió en FM Confluencia y finalmente volvió a Galas. En varios períodos estuvo acompañado por co-conductoras, como Cintia Valenzuela y los últimos años con Sandra Carrazco.

El ciclo se convirtió en un clásico por el que pasaban las novedades gubernamentales y parlamentarias, con espacio permanente para las instituciones que defendían a usuarios y consumidores, además de recibir a los demás protagonistas de la vida comunitaria.

La última edición fue el 10 de marzo. “Cerré el micrófono”, dice apelando a una imagen bien radiofónica, para variar.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario