El plan de rescate para Interlagos está paralizado

La Justicia aún no determinó si acepta la oferta de compra.

El conflicto de la empresa de gaseosas Interlagos mantiene a los 120 trabajadores afectados en un parate total y con incertidumbre sobre su futuro y el de la planta. Los trabajadores aseguran que la Justicia ahora está ralentizando los trámites del posible rescate.

La fábrica de la popular gaseosa cipoleña se encuentra paralizada desde hace meses y actualmente atraviesa un proceso de salvataje. Las chances de los 80 trabajadores de la Embotelladora del Comahue están en una cuerda floja, y tampoco se conoce el destino de los 40 empleados de la distribuidora de los mismos dueños.

Desde sectores relacionados con el conflicto aludieron que las notas que se reprodujeron en medios de la zona indicando un pasado “turbio” de la empresa interesada en hacerse cargo de la embotelladora están complicando el escenario del oferente. Esto ha llevado al poder judicial a chequear con intensidad todos los papeles de la empresa antes de tomar cualquier resolución, lo que genera un alargue en los tiempos previstos para la definición.

La empresa constructora Varberg, de capitales nacionales, confirmó su interés en efectuar el salvataje de la planta que elabora la línea de gaseosas Interlagos con pretensiones de reactivarla. Por lo que se conoce, fue la única que se presentó ante la Justicia cipoleña con toda la documentación que fue requerida.

“Cuando le den la autorización la empresa está dispuesta a poner en marcha la embotelladora, ya lo han ratificado. Tuvieron que presentar tres veces todos los papeles que se le solicitaron, así que ahora sigue todo en manos del juez”, indicó Aparicio Riffo, titular de la delegación cipoleña de Trabajo, quien aseguró que el gobierno provincial está abocado a la búsqueda de una solución favorable al conflicto.

Este salvataje significaría que se pague la millonaria deuda que tiene Interlagos con un sinfín de acreedores, entre ellos los trabajadores cesanteados, pero también principalmente que salde la deuda que mantiene con la AFIP.

En caso de que esta instancia no prospere, el destino de la empresa es la quiebra. Por eso es que ahora los ojos están puestos en que el juez Diego de Vergilio, quien lleva la causa, a la espera de que resuelva si libera el listado de acreedores a Varberg, o no, y así defina el futuro de la firma regional.

La semana pasada se dio a conocer cómo los trabajadores de la planta sobre la Ruta 22 tuvieron que empezar a realizar un lavadero de vehículos improvisados para ayudar a mantenerse durante la crisis que atraviesan. Con anterioridad, también hicieron una rifa de pollos de granja.

¿Sólo para la embotelladora?

Alejo Elgueta, titular del gremio de las industrias de gaseosas (Sutiaga) en la región, manifestó que la ratificación de la propuesta empresaria que permitiría reactivar la planta industrial es sólo para la embotelladora, y que la situación de la distribuidora no tiene ningún tipo de avance.

Al respecto del salvataje en marcha, agregó que esperan una respuesta para la semana que viene, ya que si bien desde Provincia se le brinda un apoyo económico y de víveres a los trabajadores de la embotelladora, “todo tiene un límite”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario