El Municipio compró las tierras de Nueva Esperanza y está todo listo para regularizar

Lo hizo por 5 millones de pesos. Se beneficiarán unas 120 familias.

El Municipio adquirió ayer por algo más de 5.000.000 de pesos las tierras del asentamiento Nueva Esperanza, en donde se podrá iniciar ahora un proceso de regularización en todos los planos, que beneficiará a las 120 familias que viven en el sector.

El acuerdo por el boleto de compraventa se firmó ayer, con la presencia del intendente Claudio Di Tella, de la propietaria, María de las Mercedes Quintín, y de Karina Gennaro, representante legal de Jorge Padró, también propietario.

Te puede interesar...

El acto se realizó en el despacho del jefe comunal y participaron también el secretario de Economía y Hacienda, Edgardo Molinaroli, y el funcionario del Área Legal y Técnica, Ignacio Gigena. Los fondos para la adquisición del inmueble, ubicado al norte de Circunvalación Presidente Illia, pertenecen a una partida de 20.000.000 de pesos destinadas por el Ejecutivo cipoleño al proceso expropiatorio.

Di Tella manifestó que en un plazo de cinco días el Municipio procederá a depositar el monto acordado con los propietarios. La cifra establecida corresponde a su valor fiscal más el 30 por ciento que se exige por ley. En las negociaciones previas, participó el asesor legal de la comuna, Raúl Franco.

Destacó que la regularización de los asentamientos está en marcha y prueba de ellos es lo acontecido con Nueva Esperanza: "Llegamos a una solución definitiva para que el Municipio pueda seguir desarrollando una planificación".

Para los habitantes del barrio, la adquisicion de las tierras por el Municipio "es un logro" que viene a completar años de esfuerzos en pos de la urbanización del sector, expresó Marcos Pardo Leiva, referente vecinal. La toma se creó en 2007 y desde entonces hubo intentos de los pobladores por llegar a un entendimiento con los propietarios que, lamentablemente, no dieron el resultado buscado.

"Estamos todos muy felices, muy contentos por esto que se ha conseguido", expresó, al ser consultado por el acto que se desarrolló en la comuna. Indicó que las gestiones de los vecinos sirvieron "de puente" entre el Municipio y los propietarios y valoró la labor concretado por Di Tella en tan pocos días de gestión, pero también se acordó de los ex jefes comunales Aníbal Tortoriello, por impulsar la regularización, y Abel Baratti, por su ayuda al servicio eléctrico.

Prioridad para las redes de gas y cloacas

Se dio un paso fundamental pero ahora se viene mucho trabajo para concretar la urbanización de Nueva Esperanza. A los pobladores les parece que sería prioritaria, entre otras cosas, la instalación de las redes de gas y de cloacas, por las dificultades que originan su carencia. El tendido eléctrico y de agua potable, si bien resultan precarios, están cumpliendo con su misión. En cambio, el gas sería indispensable contra la crudeza invernal y las cloacas contra los desbordes continuos de los pozos ciegos. Todas las familias cuentan con su certificado nacional de viviendas y eso será clave para regularizar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario