El hermano mellizo del ladrón cheto teme por su vida

Contrariamente a lo que se piensa o se difunde habitualmente a través de los medios de comunicación, el robo violento que se cometió en Fernández Oro involucra a un joven mayor de edad procedente de uno de los barrios más pudientes de esta ciudad.

Lejos del imaginario social que estigmatiza a la gente que vive en los asentamientos irregulares, y cree que las tomas son un caldo de cultivo para los pibes chorros, el delito también emerge en otros contextos socioeconómicos más favorables, donde a priori resulta impensado que un pibe de buena familia delinque.

Te puede interesar...

Uno de ellos vive en uno de los barrios de Cipolletti con mayor poder adquisitivo: El Manzanar. A este joven mayor de edad lo rodea un entorno que, en apariencia, resulta agradable y ofrece una mayor calidad de vida y perspectivas más favorables que el contexto de una toma, donde los vecinos ni siquiera tienen acceso a los servicios más elementales.

Los atacantes fueron identificados como Javier Molina, de 19 años, y Emiliano Nicolás Arruiz, de 21. Ambos quedaron el libertad tras la audiencia.

El otro imputado tiene un origen muy distinto, pero los hermana una amistad; y en sus perfiles se muestran muchas veces juntos, disfrutando de esa relación que acorta las distancias entre vivir en una toma o un barrio pudiente.

No importa que tan distinta sea su procedencia, son amigos y también frecuentan juntos otro punto de conflicto vecinal y de eterna polémica: la plaza de Las Mujeres, donde domina el descontrol, la ingesta de alcohol y otras sustancias, y las picadas, en ocasión de las fiestas de fin de año o durante los fines de semana.

Hoy están juntos en las malas, y enfrentan un proceso judicial que, eventualmente, los puede conducir al cumplimiento de una condena (efectiva o condicional) por el robo que cometieron en Fernández Oro.

Su hermano mellizo dijo que ya no vive con la familia

El hermano mellizo del motochorro vip, que está imputado por el robo y la golpiza que le propinó a un joven en Fernández Oro, aclaró: “Él no vive más con nosotros. Se descarriló y lo echamos de casa”.

Federico es el hermano mellizo de Nicolás (el imputado). Está muy dolido con lo que está pasando y asegura que teme por su vida. Según comentó en una nota al sitio web Mis Noticias, él sólo quería aclarar que no tienen nada que ver con su hermano. “Él no vive más desde hace un tiempo con nosotros acá en mi casa de El Manzanar, como se dice. Se descarriló y mis padres lo terminaron echando”.

A su vez, contó que a partir de lo que pasó carga “con esta mochila pesada”. “Nosotros no tenemos nada que ver. A mí se me hace difícil salir a la calle porque me confunden y tengo miedo de que me ocurra algo por ser parecido a él. Si tiene que pagar por esto, que la Justicia se encargue. Mis padres y yo no hicimos nada malo; somos personas honestas que trabajamos como cualquier otra”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario