Motochorros casi mataron a golpes a un joven, pero ya están libres

Son motochorros cipoleños que protagonizaron un atraco en Oro.

A Sebastián Grangetto, de 28 años, todavía le duelen los golpes que recibió durante la madrugada del domingo cuando dos motochorros cipoleños lo atacaron en la calle para robarle el celular. Sufrió un desgarro ocular, espera ser intervenido quirúrgicamente esta semana y, sobre todo, está muy asustado.

Mientras se repone del feo momento que vivió, sus atacantes, identificados en la audiencia judicial como Javier Molina, de 19 años, y Emiliano Nicolás Arruiz, de 21, se encuentran en libertad. El mismo día que quedaron detenidos, fueron liberados por la Justicia luego de una audiencia de formulación de cargos. Recuperaron la libertad en menos de 24 horas porque el Código Penal en el que jueces y juezas basan sus decisiones indica que la prisión preventiva no es procedente en el caso.

Te puede interesar...

Según informaron fuentes cercanas a la Fiscalía, es un robo simple el que sufrió la víctima, los agresores no tienen antecedentes penales y, eventualmente, pueden cumplir una pena no mayor a seis años de cárcel. Incluso el proceso puede derivar al final en una condena condicional. Claro que más allá de lo que dicta el Código, está el sentido común de la gente y la indignación social que puede causar un hecho violento.

El ataque ocurrió en Fernández Oro, alrededor de las 3 de la madrugada del domingo, cuando el joven volvía a su casa caminando. Los imputados se manejaban a bordo de una moto Honda CBX 250 y lo interceptaron en la calle Primeros Pobladores, casi Iguazú.

El joven salió corriendo y pidió ayuda a los gritos, pero a pocos metros lo alcanzaron. Le sacaron el celular, lo tiraron de una patada al piso y comenzaron a pegarle. Uno de ellos lo agarró del cuello y le metió un dedo en un ojo, mientras el conductor de la moto le quería pasar el casco para que le siga pegando. Así, a los golpes, querían callarlo.

Por fortuna, vecinos del sector escucharon los gritos del joven y salieron en su defensa. Atraparon a los motochorros y los retuvieron hasta que llegó la Policía. En el lugar quedó el celular que instantes antes le habían robado a la víctima.

En la formulación de cargos intervinieron el juez Marcelo Gómez, y la fiscal Anabela Camporesi.

“Del susto que tenía, mi hijo gritaba, y para callarlo uno le decía al otro que tomara el casco y le pegara”, contó Daniel, el padre de la víctima.

“Es poco probable que vayan presos”

“Realmente, yo quisiera que estuviesen encerrados, pero ya me dijeron que esto es imposible y que por no tener antecedentes es poco probable que vayan a ir presos”, expresó indignado Daniel Grangetto, el padre de la víctima.

La decisión de liberarlos tiene su basamento jurídico en el artículo 110, inciso 2, de la Ley 5020, que dice: “(No se procederá a la prisión preventiva) si por las características del hecho y las condiciones personales del imputado, pudiere resultar de aplicación una condena condicional”.

En diálogo con LM Cipolletti, Grangetto comentó que su hijo necesita ser operado en un lapso no mayor a 15 días para que la lesión que sufrió en el ojo izquierdo cicatrice bien. Está convencido de que los acusados buscaban lastimarlo, más allá de robarle el celular.

Al igual que en Cipolletti, en Fernández Oro, los motochorros protagonizan robos en distintos puntos y horarios y la Policía busca impedir su accionar con operativos de control en zonas céntricas y rurales.

LEÉ MÁS

Horror: denunció que un hombre le puso una cuerda en el cuello e intentó secuestrarla

Siguen buscando al autor de las amenazas de bomba

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario