Dos cipoleñas voluntarias se unen para salvar vidas

Trabajan para incrementar la donación de sangre y médula ósea.

Guadalupe Maqueda

maquedag@lmneuquen.com.ar

Un día se encontraron y decidieron caminar juntas para hacer posible el milagro de dar vida. Cristina Robledo, de 66 años, es una jubilada que venía de ganarle al cáncer gracias a las células madre que le donó otra persona, y su amiga Graciela Figueroa, 55 años, de trabajar muy cerca del dolor como auxiliar de Enfermería y, luego, hacer campaña para donar sangre.

Se conocieron gracias a la referente del Incucai en Cipolletti, Leonor Illavaca. Entonces, tomaron la decisión de sumar fuerzas para ir detrás de un objetivo que las hermana, bajo el nombre de Acciones Cipoleñas: donar sangre al hospital y médula ósea a todo el mundo.

Te puede interesar...

“Un donación ya es mucho. Y ya llegamos a las 365. Para nosotras es un número importantísimo y estamos muy orgullosas”, contó Cristina.

Ayer estuvieron de campaña en la Cámara de Industria y Comercio junto al equipo de técnicos y profesionales del hospital para realizar las extracciones de sangre y también recolectar las células madre que se utilizan en trasplantes de médula ósea.

“Agradezco a las instituciones que creyeron en este proyecto y me abrieron sus puertas cuando me presenté sola con mi cuadernito. Gracias también a la gente, porque de cada colecta se suman donantes y personas que son multiplicadoras”, destacó Graciela.

Ella arrancó con esta cruzada el año pasado, y le dio forma legal a través de la fundación Acciones Cipoleñas. Más tarde se sumaron Cristina y otros voluntarios para hacer campaña una vez al mes en distintos espacios solidarizados: Escuela Argentina de Estudios Superiores, Club Cipolletti, Marabunta, la CIC y la Uflo. A medida que avanzan, incorporan otros sitios.

“Que la gente venga y le pierda el miedo. Con sólo tres pinchazos le salvan la vida a otras personas. El primero es para tipificar la muestra, el segundo para analizarla y el tercero para extraer la médula”, dijo Cristina.

En diálogo con LM Cipolletti, confesó que los resultados obtenidos las emocionan porque “en la ciudad prácticamente no teníamos donantes (de médula ósea) y hoy, en tan pocos meses, tenemos 365 superhéroes”. Sí, superhéroes, como los llaman los niños que necesitan ser trasplantados.

Cristina fue trasplantada hace 12 años, cuando supo que padecía mieloma múltiple. Desde entonces, no hay día que no festeje “el milagro de volver a nacer”.

Como una forma de agradecer “un acto de generosidad maravilloso”, hace varios años que prepara entre 300 y 400 plantines de lazos de amor para regalar a la gente durante La Corrida de Cipolletti. Lo hace en familia, junto a su marido, sus hijos y nietos, para difundir y concientizar. Luego conoció a Graciela y comenzó a hacer campaña para buscar donantes y derribar mitos: “El trasplante es por vena, no toca la columna, es un transferencia de células madre al torrente sanguíneo”, explicó.

Para donar sangre hay que tener entre 18 y 65 años.

Durante las campañas convocan a la comunidad, y el equipo de salud del hospital se acerca para extraer sangre a los donantes. Luego, se les pregunta si quieren donar médula ósea, en cuyo caso llenan una planilla confidencial. Si están de acuerdo, de la muestra colectada se separan las células madre en el hospital y luego se envía el material a Buenos Aires para su tipificación, donde el Incucai se encarga de todo el procedimiento.

“Somos un carrito que junta sangre. Un día convocamos a la gente, viene el personal del servicio de Hemoterapia y hace las extracciones. Así todos los meses. La próxima campaña será en enero”, sintetizó Cristina.

El padrón del Incucai es nacional y mundial, de modo que las células madre que aporta un cipoleño pueden ser compatibles con alguien que viva en cualquier parte. De hecho, Cristina comentó que donantes de esta ciudad le salvaron la vida a personas de Francia y España. “Las muestras se comparan entre donantes y receptores. Si son almas gemelas de alguien, al posible donante le hacen análisis para ver si está en buenas condiciones de salud y se produce el milagro”, cerró Cristina.

365 vecinos se sumaron a la campaña solidaria de Acciones Cipoleñas.

Generar conciencia y sumar voluntarios

Dentro de la fundación Acciones Cipoleñas, se formó hace dos meses un cuerpo de docentes con el cual pudieron llevar a cabo el primer taller de promotores de la donación voluntaria. Es que además de hacer campaña una vez al mes para hacer extracciones de sangre y recolectar células madre, sus integrantes consideran muy importante generar multiplicadores para una mayor difusión y conciencia de la población y así incrementar el número de vecinos que hagan donaciones en forma voluntaria y periódica.

“Esto es un objetivo de vida, no pasar por la vida por pasar, no ser apática ante la necesidad del otro, movilizarme, sensibilizarme con el dolor del otro”, confesó Graciela Figueroa, fundadora de Acciones Cipoleñas, sobre las razones que impulsaron el surgimiento de la ONG.

Para donar sangre se requiere tener entre 18 y 65 años, y médula ósea, de 18 a 50. Los requisitos son mínimos y ya no es necesario concurrir en ayunas, sino que se puede hacer una ingesta ligera de alimentos hasta minutos antes de la donación. Sí es necesario estar sano al momento de la extracción de sangre.

Los donantes que han participado hasta el momento no son sólo de Cipolletti, sino también de localidades vecinas como Fernández Oro y algo más alejadas como Catriel, e incluso de la provincia vecina (hubo participantes de Plaza Huincul y Rincón de los Sauces).

La próxima actividad solidaria será durante enero, ya que hay una por mes.

El proceso para encontrar un donante de médula

Por la falta de donantes y la complejidad de encontrar un donante compatible, el banco de datos es mundial. A cada voluntario se le toma una muestra para cotejar con la de quienes esperan trasplante.

Cuando se determina una compatibilidad, el donante voluntario debe someterse a una serie de análisis clínicos que determinan si está saludable para poder efectuar una donación de células madre.

Si el resultado es positivo, se realiza la extracción definitiva. Desde la ONG desterraron el mito de que el pinchazo es en la columna. Todo el proceso se realiza a través de células madre por el torrente sanguíneo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario