El clima en Cipolletti

icon
Temp
71% Hum
LMCipolletti polémica

Dice que cerró el boliche cansado de tantas multas

Única bajó la persiana y el dueño le echó la culpa a los inspectores.

La noche del sábado al domingo fue la última del boliche Única Bar, en actividad desde 2009. Uno de los responsables del lugar y un DJ le comunicaron al público presente, con emoción, lo que pasaba. Fue un momento con algo de nostalgia. No para los inspectores del Municipio, que les aplicaron a los propietarios, bien de madrugada, una última multa por un presunto desalojo tardío de las instalaciones.

En los últimos tiempos del establecimiento, ubicado en Fernández Oro y Miguel Muñoz, había trabajando todavía 27 empleados. Antes, hasta hace algunos meses, eran unos 40. Buena parte de los laburantes fueron reubicados por los dueños en otros emprendimientos en Neuquén y Fernández Oro. Otros fueron indemnizados. Algunos más se habían ido en los últimos meses. Junto con ellos, como afectados directos de la bajada de persiana, había unos 70 proveedores, que ahora tendrán un lugar menos para vender sus productos.

Te puede interesar...

El local estaba a nombre de Cecilia Macanek pero también formaba parte del manejo activo del lugar su esposo, Gastón Torralba. Ambos estaban ayer muy tristes por la situación pero también muy enojados. Es que para ellos, más que la crisis económica general del país, lo que determinó el cierre fue la presión constante de la Municipalidad, a través de la labor de los inspectores de Comercio, una dependencia de la Dirección de Fiscalización.

Según los propietarios, se fue tornando insoportable el “acoso” que sufrían mediante sanciones que se fueron haciendo cada vez más frecuentes. El agobio que sentían estaba empezando a dañarles la salud y no les quedó más alternativa que proceder en forma drástica. La tensión de los controles constantes, que incluían policías dentro del local, se hacía insostenible.

Para el matrimonio, el intendente Aníbal Tortoriello “está terminando con la noche de Cipolletti”, algo que relacionan con las constantes exhortaciones religiosas del mandatario. Sin embargo, cargan las tintas también sobre el secretario de Gobierno, Diego Vázquez.

Cinco pedidos de audiencia tramitados sin atender probarían de acuerdo a su opinión “la falta de diálogo” de los funcionarios, a quienes acusan de “estar acabando con la vida nocturna de Cipolletti, no sólo con Única”.

En el boliche era constante la presencia de inspectores, que labraban faltas. El sábado, en su última noche, lo multaron por un desalojo tardío.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario