Deberán reasignar partidas por el nuevo organigrama

El Deliberante lo aprobó, pero contradice el presupuesto 2018.

En una sesión extraordinaria, los concejales aprobaron ayer, por mayoría, el nuevo organigrama municipal. Pero resulta que es uno distinto al que se tuvo en cuenta en el presupuesto 2018 y en el aumento de las tasas que fueron ley a fines de año pasado. La “descoordinación” de tres ordenanzas que son vitales para los recursos que maneja el Municipio implicará una reasignación de partidas.

Como parte de los fundamentos que esgrime el Poder Ejecutivo para solicitar un nuevo esquema de trabajo, advierte modos de funcionamiento en el viejo que por su complejidad no resultaron operativos para ejecutar los lineamentos centrales de la política social que quiere impulsar la actual gestión.

Te puede interesar...

Tal organigrama dispone de siete secretarias, de las cuales solo una es nueva: la de Coordinación y Gestión Municipal. Las restantes ya existían, tal es el caso de Gobierno, Economía y Hacienda, Obras Públicas y Servicios Públicos, o venían trabajando como direcciones (Desarrollo Humano y Familia).

La novedad es Coordinación y Gestión Municipal, que tendrá la misión de coordinar todas las secretarías y direcciones generales, en todo asunto que le delegue el intendente, identificando los obstáculos que demoran las gestiones iniciadas desde la intendencia, acompañando las decisiones del jefe comunal y facilitando el circuito administrativo de los asuntos municipales para darles mayor celeridad. Será algo así como la mano derecha de Aníbal Tortoriello.

La otra pata importante de esta nueva estructura son las trece direcciones generales, algunas de las cuales jerarquizan áreas de trabajo ya existentes como Legal, Administrativa y Técnica; Cultura; Deportes; Fiscalización; Seguridad Vial y Estacionamiento Medido; Desarrollo Territorial; Seguridad Ciudadana; Economía y Hacienda; Servicios Públicos; Economía Social; Recursos Humanos y Parque Industrial y Servicios de Ruta. Como novedad, surge una nueva: Modernización del Estado Municipal, que tendrá que establecer los parámetros de efectividad para medir el buen funcionamiento interno del Estado local y generar estadísticas; fomentar el desarrollo de metodologías de gestión por resultados en cada área y propiciar el desarrollo del recurso humano para que éste sea cada vez más profesional en sus funciones.

Rechazo opositor

La concejal de la oposición, María Eugenia Villarroel, fue la única que se opuso al nuevo organigrama justamente porque implica otro presupuesto, más abultado”. Consideró que no está claro de dónde sacarán el dinero y a quiénes afectará la reasignación de partidas; ni estuvo de acuerdo en desglosar la acción social en dos direcciones generales como Desarrollo Humano y Familia.

“Ojalá que el Ejecutivo se pueda valer del recurso humano que ya tiene, que le dé la posibilidad a las personas que están hace tiempo; y no que ingrese más gente”, acotó la edil.

Además, interpretó que el nuevo esquema de trabajo concentra el poder en manos del intendente, ya que todas las secretarías y direcciones generales tienen que responder a la intendencia.

ANINAO

Admiten “una descoordinación”

El concejal Miguel Aninao se expresó a favor del nuevo organigrama, ya que es la herramienta que necesita Aníbal Tortoriello para hacer funcionar el Municipio. Pero, al mismo tiempo reconoció que hubo una “descoordinación del Poder Ejecutivo”. Consideró que “hubiese sido mejor legislar sobre tres ordenanzas correlacionadas”. Y aclaró que no implicará desembolsar más dinero, sino que habrá que sacar de un lado para poner en otro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario