Crece la tensión en la Muni

Sitramuci denunció que hay persecución política del Ejecutivo.

Un nuevo capítulo se sumó a la larga disputa que mantiene el gremio Sitramuci con el Ejecutivo municipal en su pedido de legitimidad sindical. Ayer, el titular del gremio, Omar Meza, aseguró que el secretario del Servicios Públicos marcó a los trabajadores que asistieron el lunes a una asamblea, lo que catalogó como una persecución. Desde el Municipio no desmintieron el acto, pero aseguraron que sólo fue un control de Recursos Humanos sin implicaciones políticas.

“Denunciamos este acto de persecución que está haciendo el Ejecutivo, con el fin de sancionar a quienes asistieron a la asamblea del lunes. Nosotros tenemos derecho a asociarnos por la Constitución, pero al parecer ellos pueden controlarnos y salir impunes”, manifestó el representante sindical.

Guillermo Fernández, secretario de Servicios Públicos, pidió el lunes un listado de aquellos trabajadores que se retiraron de su trabajo para asistir durante media jornada a una asamblea. El funcionario remarcó que la acción la realizó al no ser notificado. “Simplemente informé al área correspondiente de las personas que se retiraron, porque yo tenía trabajos programados y no pude cumplir. Además, no tenía ninguna información de autorización alguna para esa asamblea”, sostuvo el titular de la cartera.

Es por ello que Fernández aseguró que no se trató de un tema de persecución política, y que a los únicos que informó de los nombres fue al área que se encarga del seguimiento de los empleados. Pero Meza insistió con su planteo, al encuadrarlo en un contexto donde se realizaron en los últimos días otras acciones contra su organización.

El representante de Sitramuci aseguró que el hecho está relacionado al desvinculamiento de un delegado del gremio que trabajaba en el área de cámaras municipales, y de la desfiliación “forzada” al sindicato de 120 trabajadores de la secretaría de Economía y Hacienda.

A la par, Meza también acusó a al intendente Aníbal Tortoriello de discriminación, ya que no fueron convocados a la reunión con los gremios ATE, Soyem y UPCN, para debatir la nueva oferta salarial.

“No hemos sido convocados, y de alguna manera se aceptó lo que se proponía dar desde un principio en una asamblea que no superaba las 15 personas entre los tres sindicatos. Es un acto más de abuso de poder”, denunció.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario