El clima en Cipolletti

icon
23° Temp
44% Hum
LMCipolletti detenido

Con un celular, filmaron al presunto asesino del barrio Quito

Es una prueba clave en su contra. La familia de la víctima y testigos presenciales del hecho están aterrados. El detenido ya había sido condenado por portar armas de guerra.

Lucas Fabián Lacalle, de 27 años, es el joven acusado de matar a tiros a Hugo Víctor Díaz, el pasado 6 de febrero, en el barrio Quito. Este mediodía quedó detenido con prisión preventiva por 4 meses porque la Justicia considera que hay motivos suficientes para creer que en libertad se podría fugar. Aunque se presentó de forma voluntaria en una comisaría, sabía que la Policía lo estaba buscando.

Lacalle es un joven que ya carga con otra condena en suspenso, de 3 años, por portar armas de guerra sin la debida autorización. La pena agotó un día antes de cometer el homicidio que la Justicia le está reprochando.

Te puede interesar...

En la audiencia de formulación de cargos que se realizó este mediodía, el fiscal del caso, Martín Pezzetta, enumeró toda la prueba que recolectó en su contra. Una de ellas resulta clave: la filmación que aportó una vecina del barrio Quito, testigo presencial del hecho. La mujer pudo filmar con su celular el ataque.

"Vio a una persona gordita, en cuero, con gorra, que reunía las características de Lacalle, y lo filmó cuando disparó y se fue a bordo de un Volkswagen Bora", indicó el fiscal. De la filmación se extrajo, además, una foto de captura, de donde surge que Lacalle tenía algo en una mano. "Entendemos que es el arma con la cual cometió el hecho", sostuvo Pezzetta.

Además, están los relatos de otros testigos presenciales que apuntaron a Lacalle como el presunto autor de los disparos. Están las siete vainas servidas recolectadas en el lugar, calibre 9 milímetros, y otras medidas de prueba. Incluso, se cuenta con el proyectil que dio muerte a Díaz. Resta peritarlo.

Entre los testigos, la fiscalía cuenta con el testimonio del amigo de Díaz que resultó herido en la feroz balacera ocurrida en el barrio Quito. Hay dos mujeres que temen sufrir represalias si Lacalle recupera la libertad. "La familia está aterrada. El padre tuvo un ACV y su madre está muy mal, llora a más no poder. No puede salir de su casa", comentó el abogado que patrocina a la querella, Rubén Antiguala.

El miedo, apuntó, reside en lo que familiares y vecinos de la víctima consideran que es "una banda organizada de delincuentes y sicarios, que tiene recursos para influir sobre los testigos". Y ante la jueza Sonia Martín subrayó: "Manifestaron que fueron a matar, y nada más que a eso".

El fiscal también reparó sobre el temor de los testigos, sobre todo de dos mujeres que aportaron elementos de interés para la causa. "Toda otra medida -a la prisión preventiva- sería insuficiente, por la tranquilidad espiritual de los testigos", dijo Pezzetta.

Una de ellas, la que filmó el ataque en el barrio Quito, manifestó tanto miedo por Lacalle que pidió que no se revele su identidad. "La sola libertad puede perturbar la tranquilidad de esta testigo que es fundamental para nosotros", resaltó.

No pasó por alto que el detenido se haya evadido luego del hecho y manifestó: "Tiene medios suficientes como para volver a hacerlo si está en libertad".

La jueza validó el peligro de fuga, aunque no la posibilidad de que el detenido pueda entorpecer la investigación. " Sabían que se estaban llevando a cabo allanamientos para ubicarlo, y que era cuestión de tiempo que fuera detenido", advirtió Martín. Tuvo en cuenta que no supieran dónde vive y si tiene familia a cargo. "Presumo que si recupera la libertad va a eludir el accionar de la justicia", afirmó.

El defensor Carlos Vila pidió por la libertad de su detenido, por cuanto la prisión preventiva "no está para que los testigos no tengan miedo, si no para que no se obstruya el accionar de la Justicia". Pero reconoció que tampoco están, en esta instancia, en condiciones de desvirtuar la acusación. "Demostraremos -más adelante- que no tiene la responsabilidad penal que el Ministerio le reprocha", anticipó.

El hecho ocurrió el pasado 6 de febrero, alrededor de las 20:15, cuando la víctima y dos amigos más estaban en la vereda de una vivienda ubicada en pasaje 100 del barrio Quito.

De acuerdo a la teoría del caso, el detenido se presentó intempestivamente en el lugar, junto a un grupo de personas que todavía no están identificadas. Descendió de una camioneta Toyota Hilux, extrajo un arma de fuego y efectuó al menos 7 disparos. Luego se dio a la fuga en un Volkswagen Bora que lo esperaba en una esquina.

Un amigo de la víctima resultó herido de bala en una pierna y se salvó. Pero Díaz, de 31 años, recibió no menos de un impacto en el abdomen que le ocasionó una falla multiorgánica. Falleció el día después, en el hospital cipoleño.

La calificación legal que se le imputa al presunto asesino del barrio Quito es la de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Entre las medidas pendientes de producción, está la necesidad de identificar a las personas que para la fiscalía colaboraron con el detenido.

"Hay una testigo que dice que por el ruido de los disparos que escuchó entiende que fueron realizados por una misma arma; y a quien ve venir del fondo de la cortada sería Lacalle (detenido), minutos luego de cometer el homicidio", apuntó Pezzetta.

Todavía está en trámite la autopsia definitiva, para determinar la cantidad de disparos que impactaron en su cuerpo, y si el proyectil que se le extrajo es calibre 9 milímetros, como las vainas secuestradas en el lugar.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

15% Me interesa
15% Me gusta
5% Me da igual
0% Me aburre
65% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario