El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
35% Hum
LMCipolletti comerciantes

La recesión avanza: comerciantes venden cada vez menos

Los comerciantes minoristas acumularon en el primer cuatrimestre del año una caída en las ventas del 30%, un nivel que asusta y que se irá complicando.

Entre los comerciantes cipoleños, existe gran preocupación porque el derrumbe en las ventas se acentúa y no tiene visos de recuperarse. El desplome superó el 30% en el primer cuatrimestre de 2024, según la cantidad de productos vendidos en los diferentes rubros y establecimientos relevados.

El porcentaje de la caída es superior al promedio nacional dado a conocer hace unos días por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, que informó sobre una baja del 18,4% en el cuatrimestre, pero con una metodología distinta de medición, ya que tiene en cuenta la facturación de los comercios minoristas.

Te puede interesar...

Existe un debate sobre cuál de las metodologías resulta más representativa sobre la evolución de la actividad mercantil. En Cipolletti, la dirigencia del sector se inclina por documentar la cantidad de productos vendidos, que mostraría con más certeza la realidad imperante que la facturación, sujeta a más imponderables.

De ser como se considera en el comercio local, el descenso en las ventas hecho público por CAME para el país reflejaría un panorama más desolador aun del que ha dado cuenta. De todos modos, lo concreto es que, con una u otra medición, los resultados son alarmantes.

Bunter.jpg
El dirigente mercantil José Luis Bunter está preocupado por la recesión que afecta a la economía nacional.

El dirigente mercantil José Luis Bunter está preocupado por la recesión que afecta a la economía nacional.

El dirigente José Luis Bunter, titular de la Cámara de Industria y Comercio (CIC) de Cipolletti, se refirió a la evolución de la actividad comercial e indicó que la caída de las ventas durante el mes de abril alcanzó aquí un 12,8% en relación con el mismo mes del año pasado (variación interanual), siempre en base a la cantidad de productos vendidos.

Para CAME, con su propio esquema de medición, el promedio nacional de la baja fue, durante el mes pasado, de un 7,3%, un nivel menor que el reflejado en la ciudad, pero incluso así marcando un desplome muy impactante, y pese a las diferencias metodológicas.

El dirigente manifestó que el panorama local "está muy complicado", ya que "prácticamente todo está en recesión" y sumido en un proceso de deterioro que parece no tener final.

Consumo en caída libre

"La gente no está comprando. Cuando lo hace, se limita a lo esencial, como lo es el consumo de alimentos". Así las cosas, productos como la carne siguen vendiéndose cada vez menos: "bajó muchísimo el consumo".

En forma similar a lo pregonado por el actual gobierno nacional, sostuvo que el ajuste en el Estado "era necesario", no obstante, lo cual agregó que tal política "no debería haber sido tan extrema" como lo ha sido en la práctica. "No todo puede quedar a la buena de Dios", enfatizó y recordó la desregulación de las prepagas.

Refirió que en la región existe una particularidad que no se da en otros lugares del país. Se trata del elevado impacto que tiene la explotación y la industria hidrocarburífera, lo que, entre otras cosas, da lugar a altos ingresos en un sector acotado de la sociedad. Hay así un "un nicho" de consumo con "buen poder adquisitivo" que se desmarca de la mayoría de la población, que no puede hacer frente, incluso, a lo más necesario para su subsistencia.

Zona Comercial .jpg
En el sector comercial, la retracción del consumo está llevando al límite de subsistencia a muchos establecimientos.

En el sector comercial, la retracción del consumo está llevando al límite de subsistencia a muchos establecimientos.

"La gente no tiene recursos, muchos trabajadores no llegan a fin de mes con lo que ganan", afirmó y lamentó que haya "niños que no tienen para comer".

En un contexto como el descrito, el comercio no puede sino sufrir los efectos de las restricciones del consumo. Y, además, debe hacerse cargo de los cada vez mayores costos que supone la actividad, con más gastos para pagar por el alquiler de locales, facturas por los servicios básicos más caras, más erogaciones en salarios del personal y muchas dificultades para acceder al crédito y mantener la cadena de pagos.

Como resultado, crece el número de comerciantes minoristas que cierran sus establecimientos y apuestan a trabajar en la informalidad, aprovechando, en particular, las posibilidades de internet y las redes sociales.

"No sé qué pensarán el presidente (Javier Milei) y su equipo económico", señaló y resaltó que para mucha gente "no se están dando las condiciones para seguir subsistiendo. Se han cerrado empresas y no se consigue trabajo".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario