El clima en Cipolletti

icon
29° Temp
42% Hum
LMCipolletti Vendedor

De vendedor top a jardinero por el despido: su reacción al conocer la indemnización

Jesús trabajaba en la empresa de electrodomésticos que cerró en 2017 en Cipolletti. Tras larga lucha y espera esta semana llegó la ansiada noticia. ¿Y alcanza?

“Fue justo para esta época del año, en noviembre de 2017. Recuerdo que yo estaba pactando una venta para la tarde y de repente llegaron 3 ó 4 personas, bajaron las cortinas y nos dijeron acá se terminó Saturno Hogar. Fue muy triste todo”, revive el traumático y doloroso momento Jesús Sepúlveda, uno de los despedidos de la casa de electrodomésticos que dejó el tendal en Cipolletti.

En las últimas horas se conoció la noticia de que al fin salió la indemnización para una decena de ex trabajadores locales de esa firma y nos pareció oportuna contar su emotiva historia, cómo se sobrepuso a la adversidad, empezó de cero y sobrevivió con sangre, sudor y lágrimas. Además de conocer sus sensaciones sobre la novedad de la semana tras tanto esperar…

Te puede interesar...

Supo reinventarse este cipoleño de 54 años, que pasó de ser “el vendedor top, que les facturaba casi un millón de pesos por día” a un prolijo y exitoso jardinero.

“Me dediqué a cortar el pasto, hice también el curso de carnicero de la Muni pero nunca me llamaron. Tiré curriculum por todos lados y lo sigo haciendo hasta el día de hoy. Lo de jardinería es algo que me gusta, lo hago prolijito, lo hago bien. Entendía algo por mi viejo, junté plata de donde pude, vendí cosas que tenía como herramientas y compré el famoso carrito naranja y le puse el gancho a mi auto”, comenta respecto a su transformación forzada.

Y mal no le va si bien lo considera provisorio. “Tengo mucho trabajo por suerte, incluso le paso a algunos conocidos. Aunque es para el día a día, no es para llenarte de plata este laburo como está la situación”, confiesa.

La confianza de la gente que ya lo conocía de su viejo empleo es un plus a la hora de extender la clientela. “Me conocen por el carrito naranja, le corto el pasto a gente muy conocida. En verdad cuando me saco el gorrito o los lentes, me reconocen de Saturno y me tienden una mano. ‘Me dicen vos sos el que me vendiste la cocina, la heladera, el aire, la moto…”, explica reconfortado.

AS-Cipolletti-Jesus Sepulveda-Jardinero-(Ex Saturno) (4).jpg

“Apenas me asocian con el local todos consultan lo mismo: ¿cobraron?”, admite sobre la pregunta del millón...

De la ilusión al desencanto

Pues bien, la euforia se aplacó enseguida una vez que se filtraron detalles de la cantidad y la forma de pago.

“Fue una emoción de momento. Hoy la emoción está por el piso y la plata también. Vamos a cobrar indemnización, pero se la llevó la inflación, se la llevó la pandemia. Se demoró la justicia y según lo que dijo el abogado no va a ser mucho. En su momento me correspondían como 3 millones de pesos, me había entusiasmado con comprarme algo pero ahora no sé si llegó al pan dulce…”, ironiza decepcionado.

“No sabemos el monto exacto, además nos habían dicho el 100 % en 1 cuota pero será en 2 cuotas”, reflexiona con sensaciones encontradas este papá de una nena de 6 años -está en pareja con Ely-.

“Es un pequeño alivio, no mucho más. No sabemos con qué nos vamos a encontrar. Igual no deja de ser un logro, la peleamos juntos, fuimos a las reuniones, no bajamos los brazos”, destaca antes de ir a embellecer un patio de la zona de San Luis y Circunvalación.

AS-Cipolletti-Jesus Sepulveda-Jardinero-(Ex Saturno) (1).jpg

“Lo triste es que se me van gastando las ruedas del auto y hoy es imposible reponerlas, el coche, un Clio 2015 ya tiene sus achaques, hay que repararlo –“solo los discos de freno me salen como 100 mil…”- y para eso no alcanza ni mi trabajo actual ni la indemnización”, lamenta este esforzado vecino.

El recuerdo del compañero que ya no está

En plena lucha por cobrar, falleció un querido compañero. “Tuvimos la mala noticia del fallecimiento del Pity Sepúlveda -mi mismo apellido pero no éramos parientes-, una tristeza fue muy fea la situación, se merecía cobrar junto a nosotros en vida”, señala angustiado.

También recuerda una anécdota risueña: "Mi primera carga fue llevar un chulengo, esos para hacer asado... Me para una señora y me dice no consigo quien me lo pueda trasladar y le di una mano, je. Y recuerdo que Miguel Parra fue quien cuando me compré mi carrito para salir a trabajar me hizo una linda nota", agregó.

Por último, comparte su celular por si los lectores necesitan jardinero o si saben de algún trabajo formal y fijo “porque esto pasa el verano y afloja”.

Jesús Sepúlveda: 2995 10-0574

De vendedor top a jardinero. ¡Jesús es bueno donde lo pongan! ¿Fueron justos con él?

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario