Cipo ganó en La Visera y mantuvo la categoría

Ante un gran marco de público, el Albinegro goleó 3 a 0 a Rivadavia de Lincoln y lo mandó al descenso por segunda vez.

No hay nada que festejar. El 3 a 0 de Cipolletti ante Rivadavia en la última fecha de la reválida por el Federal A que sirvió para mantener la categoría fue un desahogo.

El pueblo albinegro entendió que se trataba de una tarde bisagra para la historia de la institución, por eso el marco multitudinario, por eso la unión, por eso la alegría medida del final en La Visera.

Te puede interesar...

De manera increíble, el equipo armado para pelear el ascenso terminó salvando la ropa en el último suspiro. Germán Alecha, un nombre de la casa, puso la cara y junto con él, los más expertos de una plantilla, que quedó en deuda pero evitó el descenso.

Dos líneas de cuatro con cuatro marcadores de punta en cancha: Damián Jara, Nelson Seguel, Gastón Valente y Jonathan Morales, dejaron claro el mensaje de que el empate alcanzaba para evitar la debacle futbolística.

La intención fue no meterse atrás, pero a Cipo le costó horrores generar peligro.

Rivadavia tampoco tuvo con qué. La desfachatez de Brian Visser le dio control de pelota al conjunto bonaerense, pero Hernán Altolaguirre dejó de ser su socio en los últimos metros.

Cipo era un puñado de nervios. La pelota debió pagar por el espacio aéreo en esa primera parte. De juego, poco, parte de la receta implícita de “saber jugar esta clase de partidos”.

Más de media hora tardó en llegar el primer remate al arco del local. A los 32 minutos, Jorge Piñero da Silva ensayó una apilada por la derecha que terminó en las manos de Agustín Starópoli.

Y a los 45, de nuevo el misionero, pero esta vez por la izquierda, superó la marca en el mano a mano, vio a Jonathan Morán por el segundo palo y lanzó el centro a la cabeza de su compañero de ataque, que no había tenido buenas intervenciones.

El cabezazo franco del lungo, con los ojos bien abiertos, hizo estéril el esfuerzo del 1 que tapó la pelota, pero del otro lado de la línea de gol a los 45.

La duda provocó la protesta de todo Rivadavia, pero el segundo asistente, Juan Nobietti de Río Colorado, acertó en su decisión.

Cipo zafó del descenso y sueña con una invitación para jugar la próxima temporada en el Nacional B.

Se abrieron los espacios

En el complemento la historia fue diferente, porque a los de Lincoln no les quedaba otra que ganar. Rápidamente Fabio Schiavi quitó un marcador de punta, pasó a defender con tres y llegó el momento de esperar una buena contra por parte del dueño de casa.

Jugarlo seguía siendo complicado. Los nervios deambulaban por cada centímetro del sintético y en las tribunas no se liberaba nadie.

A los 16, Eduardo López le hizo sonar el travesaño al arco defendido por Matías Alasia, como para advertir que a la historia todavía le quedaban algunos capítulos.

Y entonces llegó el momento de Matías Sosa, que ingresó por Morán. El neuquino condujo algunas buenas aproximaciones, hasta que a los 37 fue a jugar contra su marca cerca del banderín del córner, gambeteó y sacó la pelota para Ezequiel Ávila (ingresó por Jonathan Morales) y este tocó para Gastón Valente.

Volcado por sorpresa en la izquierda del ataque, el marcador de punta que ayer jugó de volante por la derecha desbordó, pisó el área y sacó el centro para que Fabio Giménez empujara al gol.

Con la historia sentenciada, Piñero da Silva tuvo su recompensa para marcar el 3 a 0 final a los 45 que aseguró la categoría y despertó el “Cipo no se va” desde todos los costados del estadio.

Embed

Madryn ganó de local y abrochó la clasificación

Además del partido entre Cipolletti y Rivadavia en La Visera por la permanencia, la última fecha de la reválida tenía otro compromiso definitorio.

En Puerto Madryn, el Deportivo recibió a Sansinena por un pasaje a los playoffs por el segundo ascenso y los chubutenses alcanzaron el objetivo.

Con gol de Matías Birge a los 6 minutos del complemento, el Aurinegro derrotó a los de General Cerri por 1 a 0 y se quedó con la zona.

De esta manera, y después de haber comenzado esta instancia en el fondo de la tabla de posiciones, el conjunto de Luis Murúa seguirá en la competencia.

Independiente de Neuquén, libre, ya había asegurado la categoría. Cipolletti y Sansinena son los otros dos, mientras que Rivadavia de Lincoln pasó a integrar el cuadro del nuevo Federal Amateur.

Descender hubiese sido una catástrofe. Pablo Parra. Ex jugador de Cipo. Técnico de Fernández Oro en la Liga.

No fui a La Visera porque justo al mismo horario jugaba Fernández Oro, el equipo que estoy dirigiendo en la Liga.

En los días previos lo viví a full, y un periodista conocido me iba pasando los resultados por Whatsapp. Hubiese sido una catástrofe deportiva que se fuera al descenso.

Es un tirón de orejas para los que creen que están haciendo las cosas bien y no se dan cuenta de que la soberbia a veces no es buena.

Se necesita un golpe de timón y sacar las cosas positivas de esto malo que ha pasado en la temporada.

Estoy contento porque Cipo mantuvo la categoría y porque la gente se fue feliz de la cancha. Por los jugadores, que no se les venía dando, pero con este resultado encararán más tranquilos el torneo que viene en donde les toque trabajar. Y también por los chicos a los que les tocó agarrar la manija del cuerpo técnico, Germán Alecha, Bruno Weisser y Oscar Padua, y sin comerla ni beberla se vieron involucrados en una situación tan difícil.

Me voy a descansar tranquilo, ganó mi equipo, fue un domingo en paz.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario