Cercaron una hectárea en el DVN y piden servicios

Dicen que el Municipio no cumplió con la indemnización acordada.

Los integrantes de la familia Quintana, con un gran arraigo en la zona noreste de Cipolletti, están decididos a defender sus derechos a permanecer en la tierra que dicen que es suya y para ello cercaron un predio de casi una hectárea de superficie y próximo al Distrito Vecinal, para seguir habitando en su interior.

La propiedad de la tierra la tienen desde principios de la década del 50. Fueron de los primeros pobladores de un sector rural de la ciudad entonces casi sin residentes, alejado del centro y lejos de ser el foco de creciente urbanización que es hoy.

Sin embargo, cuando hace unos años se lanzó la propuesta del DVN, las 3 hectáreas que había adquirido la familia y de las cuales aún conserva los boletos de compraventa la viuda de Quintana, fueron incluidas en el proceso de expropiación impulsado por la Municipalidad.

Hace un tiempo se llegó a un acuerdo para indemnizar, que incluía el pago por los lotes en que se subdividiría la tierra, con valores de entre $6000 y $6500 por cada uno, además de la provisión de servicios básicos.

Hasta la fecha, el compromiso de la comuna no se ha cumplido y todo sigue como entonces. No todo, no obstante, ya que el Municipio ya tiene el control de dos hectáreas y avanza con medidas para continuar con la expansión del Distrito. Además, se ha procedido a abrir las calles públicas, incluidas las tierras donde hoy están radicados, en 9 parcelas, los Quintana.

Ante el cariz que tomaban los acontecimientos, la familia resolvió cercar una extensión algo menor a una hectárea y no permitir que se ocupe más del espacio que le pertenece.

Miembros del hogar de Alicia Quintana explicaron que ahora lo que se reclama es un nuevo acuerdo. En principio, se quiere reservar más de 15 lotes para los descendientes de la familia dentro de la superficie demarcada, por la que ya se han definido las calles.

Con las 2 hectáreas y algo más que han quedado afuera ya no tienen nada que ver y están al margen de la discusión. Para cerrar el entendimiento, que reconozca sus pretensiones, esperan acceder a una audiencia con el intendente Aníbal Tortoriello, quien no los ha recibido hasta ahora. En la pasada gestión, una sola vez lograron hablar con el ex jefe comunal Abel Baratti. Ahora, están decididos a seguir viviendo junto a su familia en su tierra de arraigo y no piensan aflojar.

9 son las parcelas que actualmente ocupan los Quintana en el Distrito Vecinal Noreste.

63 años lleva la familia Quintana en sus tierras.

En 1954, la familia Quintana les adquirió el predio a los Boronobeik. Incluso se habla de que pudo haber sido un poco antes. Pese al tiempo transcurrido, hoy tienen problemas con su suelo.

Resistirán en un lugar que, dicen, es suyo

Los Quintana no son de amedrentarse ni echarse atrás en lo que, sostienen, son sus derechos. Un fiscal y la policía han ido a sacarlos de sus tierras y ellos no han aflojado. Están decididos a resistir y destacan como justificativo el tiempo que la familia lleva asentada en el lugar. Incluso, ya está casi terminado el procedimiento de herencia de la señora de Quintana, que aún vive. En la actualidad, como el Municipio no cumplió con su parte, están enganchados al agua y la luz. Pero confían en que todo alguna vez se regularizará.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario