Barrio Obrero A: por la devaluación, las tierras cuestan ahora 71.500.000 pesos

Para los dueños, las 14 hectáreas ocupadas valen 1.300.000 dólares.

Los propietarios de las 14 hectáreas del Barrio Obrero A mantienen que sus tierras valen, desde el momento en que fueron tomadas, 1.300.000 dólares. El monto en la divisa norteamericana no ha variado, sostienen. Sin embargo, sí lo ha hecho, como no puede ser de otra forma, en el cada vez más depreciado peso de la Argentina. Así, al momento de la ocupación, en abril de 2009, el dólar valía 3,70 pesos, con lo que la propiedad en moneda nacional alcanzaba los 4.810.000 pesos. Ahora, con un dólar que ayer rondaba los 55 pesos, la cifra se ha disparado a $71.500.000.

Carlos Romero, dueño junto con otras cuatro personas del predio en que se levantó el asentamiento, enfatizó ayer que en dólares las hectáreas nunca han variado su cotización pero, con las alternativas del tipo de cambio, el valor en pesos se ha ido ampliando. Con el consiguiente desbarajuste para el Municipio, que tendrá que afrontar la situación.

Te puede interesar...

Sin embargo, el propietario expresó que el Ejecutivo local hace tiempo que no se comunica para abrir negociaciones y tampoco ha concretado el depósito judicial para avanzar en el proceso de expropiación. De prolongarse la indefinición y si la divisa estadounidense vuelve a pegar un salto, la única perjudicada será la comunidad, que con su esfuerzo sostiene al Municipio.

Según su conocimiento, la comuna no ha acordado hasta el momento con ninguno de los demás propietarios cuyas tierras serán expropiadas. Esto es, con quienes reclaman títulos por las hectáreas que conforman las tomas Obrero B, Nueva Esperanza y 2 y 10 de Febrero.

Romero manifestó su plena predisposición a negociar por un monto inferior al que vale su propiedad pero no al precio “irrisorio” que propuso la comuna hace meses. El ofrecimiento fue de 1.800.000 pesos por las 14 hectáreas. Y dijo haberse enterado por los medios de comunicación que el intendente Aníbal Tortoriello había elevado su propuesta a $4.500.000, una cantidad que sigue lejos de cualquier pretensión. Consideró, en cambio, que la cifra sugerida en su momento por la dirigente barrial Lila Calderón de pagar por cada lote unos $50.000 o $70.000 sería un guarismo como para empezar a conversar.

Con la incertidumbre del dólar y la economía, aventuró que no sería de extrañar que el jefe comunal no concrete la expropiación y señaló que el asunto quizá queda pendiente para el intendente electo Claudio Di Tella.

Los pobladores piden información

En los asentamientos hay expectativa e inquietud por la marcha del proceso de expropiación impulsado por el Municipio y que ya cuenta con el respaldo de una ley provincial. En el caso del Barrio Obrero A, se solicitará una reunión con funcionarios de la Dirección de Desarrollo Territorial, a cargo de Roberto Bianchi.

En particular, el interés está puesto en acceder a la palabra del asesor legal del área, el abogado Mariano Radivoy. En representación de los vecinos, se prevé que asistan al encuentro los delegados de cada manzana, con el fin de que la actividad sea lo más democrática posible. Con la información que se obtenga de las autoridades municipales, se preparará un informe para presentar en la asamblea general de la toma que se concretará dentro de un mes.

Los pobladores quieren tener certezas sobre lo que tiene previsto concretar en lo que resta de mandato la actual administración. Y, por lo mismo, lo que estará a definición del nuevo gobierno que asumirá en diciembre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario