El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
40% Hum
LMCipolletti

Arduo trabajo en los empaques para combatir la carpocapsa

Arrancó la temporada de cosecha de peras y manzanas en la región y, a su vez, se puso en marcha un nuevo programa fitosanitario para que la fruta esté libre de carpocapsa y pueda ingresar a Brasil, principal mercado en el continente para estos productos.

El año pasado el vecino país detectó cargas infectadas, por lo que resolvió impedir el ingreso de frutas provenientes del Alto Valle.

Te puede interesar...


Es por eso que en esta oportunidad optaron por ser previsores y el Senasa comenzó a implementar un protocolo, que consiste en varios controles en los diferentes momentos del proceso que atraviesa la fruta antes de llegar a la frontera. Las inspecciones comienzan en las chacras y continúan en los empaques. "La meta es carpocapsa cero y así exportar sin inconvenientes y que la frontera no se vuelva a cerrar", explicaron referentes del organismo público.

La idea es que el programa de supresión de la carpocapsa tenga sustentabilidad en el tiempo. Así, todos los lotes de cada una de las unidades de producción habilitadas con destino a Brasil recibirán una inspección oficial por parte de un inspector que corroborará el estado fitosanitario de las frutas.

Protocolo, controles y logística
LM Cipolletti visitó el empaque Tres Ases para presenciar cuál es el proceso por el que atraviesa la fruta que llega de las chacras. Allí Sergio Valenzuela, el encargado del empaque, detalló punto por punto la tarea que deben llevar adelante todos los días los trabajadores del lugar.

El protocolo sanitario comienza en el mismo ingreso, en la báscula y luego ya dentro del establecimiento. Luego una ingeniera agrónoma se encarga de realizar cortes a la fruta para controlar la calidad observar si hay o no presencia de larva viva.

Además de estos cortes que marca el programa, en Tres Ases se lleva adelante otro control para tener más seguridad sobre la sanidad de los frutos. En este caso puntual se está empacando pera Williams.

Valenzuela contó que dentro del empaque se puede observar diferentes carteles que marcan que se está trabajando para el mercado de Brasil. Una vez embalada la fruta y cerrada la caja, se hace el romaneo en donde se colocan los datos correspondientes. Si se llegase a encontrar una larva se dispone inmediatamente un cambio en el protocolo y la logística.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario