Apuran el blanqueo de las ferias callejeras

La concejal Linhardo confía en que la norma que habilitará los puestos se aprobará este mes.

El proyecto de la concejal Marcela Linhardo para regular la venta informal en las calles ya está casi cocinado y será parte del debate que el Deliberante dará en la sesión del martes 29. Así lo aseguró Linhardo, quien tiene grandes expectativas en que la iniciativa no se frustre en el camino.

El plan apunta a blanquear a los feriantes de verdulerías callejeras, para evitar el malestar que produce el decomiso de mercadería o la multa y el recelo que genera el desarrollo de distintas modalidades que aún no cumplen con los requisitos para integrar el circuito legal de muchos comerciantes.

La iniciativa introduce modificaciones a los códigos de Comercio y Edificación para ofrecer un marco legal que dé sustento a la actividad de vendedores ambulantes, feriantes, productores, artesanos y familias que no tienen empleo formal.

Esto incluye la venta móvil que se lleva a cabo sobre la vereda a través de carros de tiro manual o mesas, que se permiten únicamente en fechas o eventos extraordinarios, o ferias populares y artesanales desarrolladas en predios determinados, todas modalidades que deberán ser reglamentadas por la autoridad de aplicación, teniendo en cuenta la actividad comercial y las condiciones del lugar.

La concejal aclaró que la idea no es acabar con su trabajo, sino regularizarlo; y en este sentido, la Dirección de Comercio necesita del proyecto para valerse de una herramienta legal. Así podría avanzar con un registro formal que inscriba a los vendedores como monotributistas.

El feriante debería respetar lugares, días y horarios establecidos por el Municipio, las medidas de los puestos, la infraestructura, los servicios y controles bromatológicos que hoy no existen. También las condiciones de higiene, seguridad y salubridad, y no generar competencia a los comercios que desarrollan la actividad económica en locales privados.

Linhardo dijo que el proyecto tendrá un anexo relativo a los modelos de reglamento para que los distintos grupos de feriantes tengan una base de referencia a la hora de organizarse.

La norma impondrá nuevas reglas a verduleros y puesteros, pero les permitirá trabajar sin correr el riesgo de que les quiten la mercadería, como ocurre hoy.

De la persecución a la autorización para vender productos en la calle

Nueva postura

“La comercialización en la vía pública fue creciendo de manera exponencial y nuestra ciudad no puede quedar exenta de esta realidad”, fundamentó la concejal Linhardo.

Protección a comercios

Los puestos tendrán los mismos controles que cualquier local y restricciones de ubicación para evitar competencia desleal. Y deberán aprobar inspecciones bromatológicas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario