El clima en Cipolletti

icon
Temp
61% Hum

Alberto Peuser, propietario de la Casa Peuser

La familia Peuser llegó a principios de siglo desde Buenos Aires y rápidamente se convirtieron en protagonistas de la vida social en la región.

A estas tierras patagónicas arribó Alberto Peuser que, según cuentan, había tenido algunas diferencias con su madre. En 1911 fue invitado por don Manuel J. Cordiviola, el que era dueño de un establecimiento en Contralmirante Martín Guerrico, para trasladarse a la región y conocer tierras en Cipolletti. Era dueño de una editorial en Buenos Aires y llegó a la región, donde pronto se dedicaría a la fruticultura y a recrear la vida social que tenía en la Capital.

Alberto llegó en tren a General Roca y se fue a la Confluencia a recorrer los campos que Fernández Oro tenía a la venta. Y allí conoció al administrador, Jorge González Larrosa.

Te puede interesar...

Es así que, con otros socios compraron tierras. Peuser 300 hectáreas a las que llamó establecimiento San Jacobo. Bonino 500 hectáreas, a las que llamó Curri Lamuen, y los Palau poseían 200 hectáreas.

En Colonia Lucinda realizó las tareas de emparejamiento, plantó frutales, viñedos y alfalfares. En años posteriores fue acrecentando las plantaciones, entre ellas las variedades de manzanas: Deliciosa, Gravenstein, Rome Beauty, Jonathan, Granny Smith, entre otras.

Hasta que llegó la hora de construir su vivienda. Para eso, contrató a los ingenieros Gire y Molina Civit, la obra quedaría a cargo de Pedro Cabré.

casa peuser

El edificio, llamado Casa Peuser, fue construido a imitación del Petit Trianon de María Antonieta en Versalles, Francia, con mármol de Carrara. La mayoría de los materiales se importó o se trajo desde Bahía Blanca. Para completar la obra se trajo personal de Buenos Aires: era el personal para instalar la calefacción central.

Lo mismo hicieron con las compuertas, casa de peones, baños, gallineros, palomar: contrató a don Jacinto Del Ben. Para la construcción del parque y el jardín que rodeaban la casa trabajaron los jardineros José Borzani e hijos en 1912. Importó especies árboreas europeas, de Nueva Zelanda, se formaron canteros con figuras geométricas.

Por sus comodidades, fue una casa muy adelantada a su tiempo para la región.

La Casa Peuser de Cipolletti sería declarada bien histórico nacional .

Cuenta la historia que numerosas personalidades visitaron la Casa Peuser: Lisandro de la Torre, Rubén de Castellanos, José Guerrico, Ricardo Rojas, Rubén Darío, Lisandro de la Torre. Eduardo Talero, Patricio Piñeiro Sorondo, Belisario Roldán, los hermanos Alberto y Adolfo Plottier, entre tantos otros.

En 1914 vendieron parte del predio. Y se terminó de enajenar antes de 1932. El casco con la mansión fue comprado por E. Orue.

Diferentes utilidades y trámites llevados a cabo en y por la casa: fue alquilada por el Municipio para instalar el Museo Provincial Ameghino; en 1972 la Universidad Nacional del Comahue inauguró la Facultad de Ciencias de la Educación; 1984 Patrimonio Histórico Provincial; década del ’90 tramitación de la restauración; en 2018 el Senado y la Cámara de Diputados por Ley 12665 la declaró Bien de interés histórico Nacional; en 2019 el CUPACIP firmó un convenio con el gobierno rionegrino para la asistencia financiera para su mantenimiento y refacción.-sus techos deteriorados-, entre tantos otros arreglos.

Dijimos anteriormente, que en 1984 fue declarada Monumento Histórico Provincial por la Legislatura rionegrina.

La Casa Peuser de Cipolletti, cerca de ser de interés histórico nacional.
La Casa Peuser es un Monumento Histórico Provincial y un Bien Histórico Nacional que se está deteriorando sin pausa.                   &nb

La Casa Peuser es un Monumento Histórico Provincial y un Bien Histórico Nacional que se está deteriorando sin pausa.

&nb

La mencionada Ley n° 1866 del 23 de agosto de 1984, declara a la Casa Peuser Monumento Histórico Provincial, por las gestiones realizadas por habitantes de Cipolletti, y especialistas en Historia Regional que se encuentran abocados a la tarea de protección del mencionado y valioso patrimonio. A manera de repaso, allí funcionó la Biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Educación; oficinas administrativas. Ya en 2015 un grupo conformado por funcionarios, historiadores, expertos diseñaron un proyecto para reparar sus techos, la zona de jardín para transformarla en un museo.

En los últimos años se puede observar una creciente toma de conciencia para preservar estos inmuebles propios de nuestro medio urbano. La protección, conservación y revalorización del patrimonio cultural y natural de la ciudad, proporcionará a la comunidad muchas posibilidades de la formación de la identidad local. Rescate a cargo de personas capacitadas para ello.

Hoy la homenajeamos, fue y es testigo de una ciudad en formación y en donde se reunieron grandes personalidades de la política y cultura del país, lo que engrandece su historia. La Casa Peuser, ubicada en Irigoyen y Circunvalación Presidente Perón, es reflejo de toda una época y un rescate de valor incalculable, dado que es uno de los pocos edificios de esa época y de ese estilo de realización que quedan en la ciudad.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario