El clima en Cipolletti

icon
27° Temp
32% Hum
LMCipolletti agua

Aguateros del Municipio también sufren insultos de la población

Los trabajadores que transportan agua potable a los hogares que no tienen otra forma de provisión se ven enfrentados con frecuencia a la bronca de las familias a las que asisten.

Parece que el fenómeno de la bronca y el malestar que acumula y expresa la población en estos tiempos de crisis económica y pandemia acentuada, no solamente lo sufre el personal del sistema sanitario. Quienes también vienen enfrentando esta descarga de rabia contenida son los trabajadores municipales que en camión cisterna hacen el reparto de agua potable a numerosas familias de barrios y asentamientos de la periferia.

La realidad la refirió la secretaria de Servicios Públicos, Patricia Fernández, quien manifestó que se vienen dando casos seguidos de personas que lanzan insultos e increpan de muy mala manera a los empleados, que cumplen con su labor lo mejor que pueden y en las condiciones que están establecidas.

Te puede interesar...

Ocurre que, por desperfectos en los camiones o bien por problemas de salud o personales de los laburantes, a veces se puede interrumpir por algunos días el servicio o modificar su frecuencia, hasta que se supere el percance. Fue lo que pasó la semana pasada, al verse obligadas las autoridades a reemplazar a un chofer que ya no podía seguir más en la exigente tarea.

En grandes barriadas de la periferia, como la 2 de Agosto, necesitan del agua del Municipio.

Como no podía ser de otro modo, en medio de los grandes calores del momento, los vecinos no se tomaron a bien quedarse sin el líquido y prodigaron, lo que está mal, las muestras de su insatisfacción contra los trabajadores, que ponen toda su mejor voluntad por cumplir el exhaustivo cronograma diario. Así las cosas, el nuevo chofer ha tratado de aprender lo más rápido posible el itinerario a desarrollar y a concretarlo en término, porque, por la alta demanda, no puede haber demoras.

Pero lo que enerva mucho los ánimos de los vecinos es la posibilidad de contar solamente con una provisión de 1.000 litros de agua potable por semana y por familia, y no más. Sus reclamos apuntan a que se les suministre una mayor cantidad y como esto no es posible, por lo ajustado del trabajo, no falta el poblador que estalla en improperios y agresiones verbales contra los empleados.

Fernández indicó que un camión cisterna tiene capacidad de 9.000 litros, con lo que el vehículo tiene que estar constantemente yendo a cargar su depósito para cumplir con lo agendado para el día. Es por ello, un oficio muy exigente y estresante, tanto para el chofer como para su acompañante que debe acomodar mangueras y controlar el proceso de aprovisionamiento.

La funcionaria manifestó que comprende la inquietud de los vecinos pero pidió que no descarguen su furia sobre el personal que solo está cumpliendo con su misión lo mejor que pueden y de acuerdo con el cronograma trazado. Tener paciencia y mantener la calma ayuda a todos.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario