Una joven de Oro vivió un alarmante acoso callejero

Un auto la siguió varias cuadras y sus ocupantes buscaron interceptarla.

No son una novedad pero requieren estar atentos y, en todo caso, advertir a las autoridades policiales y judiciales para que se tomen medidas preventivas. Ayer, muy temprano, una joven de la localidad de Fernández Oro vivió momentos de mucha inquietud durante un acoso callejero. Desde un auto, dos hombres empezaron a seguirla y a pedirle que se acercara. Atemorizada, apuró el paso y pudo llegar a su trabajo mientras el vehículo se alejaba a gran velocidad. Este tipo de incidentes se reitera cada tanto y en general, quedan en la nada debido a que no es habitual su investigación.

De acuerdo con fuentes policiales, la protagonista del hecho fue una joven de 21 años, que caminaba por la calle José María Jorge. Eran poco más de las 7:45 y, como iba escuchando música con auriculares, no advirtió la presencia sospechosa de un vehículo. “Al llegar a una esquina siento que un auto venía a la par mía. No le di importancia, seguí caminando con la cabeza gacha y la música en alto. Vuelvo a hacer otra cuadra más donde estos dos hombres me cruzan el auto, bajan el vidrio y me llaman”, contó la víctima, que se encargó de difundir lo sucedido a través de las redes sociales.

La situación se volvió más preocupante cuando los ocupantes del vehículo no se alejaron sino que empezaron a seguir a la joven trabajadora y a decirle que querían hablarle. En ningún momento se detuvo y empezó a ver si encontraba un camino alternativo para evitar a los sospechosos. “Sólo volví para atrás para cortar camino y para ver si veía a alguien para ayudarme. Ellos hacen marcha atrás y me seguían, yo no sabía qué hacer. De igual manera, no quise desesperarme, sólo caminaba rápido”, expresó la chica.

Prevención

Denuncias que quedan en la nada

La historia se vuelve a repetir y esta vez en Fernández Oro. Durante el presente año se dieron varios casos en Cipolletti, con hombres que circulan en vehículos y que, con fines muy sospechosos, intentan darles alcance a mujeres solas. Lo particular de este tipo de incidentes es que la víctima puede hacer muy poco y que tanto las autoridades policiales como judiciales no hacen un seguimiento de las presentaciones realizadas en comisarías. Por este motivo, muchas personas prefieren hacer públicos los hechos para prevenir a la comunidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario