El clima en Cipolletti

icon
21° Temp
53% Hum
LMCipolletti Antonia

Una abuela cipoleña y su nieto buscan desesperadamente a su perrita Antonia

Esther tiene 70 años, padece cáncer de colon y la operaron seis veces de la rodilla, por lo que no puede salir por su cuenta a buscarla. Su nieto, sin embargo, ya recorrió cielo y tierra para dar con su paradero, sin éxito. Antonia ya se había convertido en una integrante fundamental de la familia.

Una abuela cipoleña y su nieto buscan con desesperación a su perrita Antonia, a quien adoptaron hace cinco meses y vieron por última vez el jueves 10 de septiembre en el barrio Arévalo. Se había convertido en una integrante más de la familia y dormía con ellos cada noche, por lo que su ausencia los mantiene en vilo y envueltos en tristeza.

Esther, la dueña de Antonia, explicó en diálogo con LM Cipolletti que decidió traerla a su vida porque tenía planeado mudarse devuelta a su casa, la cual le había prestado a su hija hace un par de años, y quería la compañía incondicional de una mascota.

Te puede interesar...

"La perrita apareció en la guardería y alojamiento que tiene mi hija en Ferri y, como estaba buscando adoptar, empezamos a criarla desde muy chiquita. Ya la habíamos vacunado, la desparasitamos y este mes le tocaba la segunda tanda. Como tiene cinco meses nada más, decidimos que íbamos a castrarla a los siete meses", expresó.

Antonia
Una abuela cipoleña y su nieto buscan desesperadamente a su perrita Antonia

Una abuela cipoleña y su nieto buscan desesperadamente a su perrita Antonia

Desde el momento que Antonia llegó a la casa se convirtió, sin duda alguna, en la mejor amiga de Esther y su nieto, Nicolás, con quien vive actualmente. El amor que se produjo en la familia fue tanto que hasta la perrita dormía junto a ella, acurrucada y pegada a su espalda, como si buscara brindarle contención.

Cabe remarcar que la cipoleña, de 70 años, padece de cáncer de colon, es diabética, hipertensa y pasó por seis operaciones de rodilla, por lo que la compañía del animal se volvió indispensable para ella en tan solo cuestión de días desde el momento en que la adoptaron. Sus juegos, cariño y carácter la compraron desde el primer segundo que la vio y, por esa razón, hoy ocupa un gran lugar en su corazón.

"Antonia dormía conmigo, como si fuera una persona, tipo cucharita. Se me ponía pegada a la espalda y estaba todo el tiempo a mi lado. Estábamos encariñados", confesó Esther.

La búsqueda de Antonia

Luego de cinco meses de amor y compañía incondicional, el jueves 10 de septiembre, Antonia desapareció en el barrio Arévalo entre las 9.30 y 11 de la mañana. La familia no entiende cómo pudo haber salido y, sobre todo, por qué no regresó a su hogar.

"Me la robaron o realmente la tienen encerrada porque mi nieto ha recorrido todo Cipolletti durante estos últimos días y no encontró ningún rastro. Yo a penas puedo caminar o salir de la casa, y tengo que cumplir con la cuarentena, por lo que no puedo buscarla mucho, pero él recorrió toda la ciudad. Es la primera vez que lo veo así, llorando como un niño y sin comer por dos días", expresó Esther, emocionada.

Por su parte, remarcó que, al momento de desaparecer, Antonia tenía un collar color azul con patitas blancas. "Ella es de color negro y tiene como una corbata blanca en el pecho. Es mestiza, pero su papá o mamá ha sido pitbull, por lo que su carita es muy parecida a esa raza. Las uñas de sus patitas son todas del mismo color, pero en cada una tiene una uña blanca", remarcó.

En las redes sociales

Una vecina de Esther, Aldana, se encontró con ella cuando pegaba carteles afuera de su casa y decidió compartir la búsqueda a través de las redes sociales, donde etiquetó a diferentes medios de comunicación de la zona para captar su atención y poder ayudar con la campaña.

https://twitter.com/aldanatejada8/status/1304881807524007936

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario