LMCipolletti Las Perlas

Un pibe de 17 años de Las Perlas lideraba una banda narco

La organización, que tenía la complicidad de un policía neuquino, fue desbaratada el viernes.

Durante dos meses y medio, la Dirección de Antinarcóticos investigó el accionar de una banda narco que extendió la comercialización de drogas desde Balsa Las Perlas a Neuquén y a Senillosa.

En medio de las pesquisas, comprobaron que el cabecilla de la organización era un pibe de 17 años y que un agente policial de Senillosa se encargaba de hacer logística para permitir la comercialización y evitar los controles.

Te puede interesar...

“Comenzamos la investigación el 8 de mayo, cuando obtuvimos el dato de que estaban traficando droga de Balsa Las Perlas a Neuquén”, explicó a LMN el director de Antinarcóticos de la Policía Neuquén, Eduardo Bravo.

De inmediato se conformó un grupo de trabajo que comenzó a realizar tareas de campo para establecer con certeza que el dato que tenían fuera cierto. Y así lo fue.

Con fotos y videos, pudieron establecer que en una casa de Balsa Las Perlas se hacía acopio de cocaína y marihuana que luego eran introducidas en Neuquén.

Con toda esta información, el director de Antinarcóticos acudió a ver al juez federal Gustavo Villanueva, quien autorizó que se ampliara la investigación, se hiciera un seguimiento y se concretaran escuchas.

Con distintas tareas de inteligencia, la Policía pudo establecer que un joven, que después identificaron como menor de edad, estaba a cargo de la banda.

En los allanamientos, la Policía secuestró drogas y dinero en efectivo.

Sus hermanastras de 25 y 36 años tenían kioscos de narcomenudeo. Una lo administraba en Balsa y la otra, en el barrio Ruca Che de Neuquén capital.

Fue justamente esta última la que ramificó el negocio a Senillosa. En dicha localidad dio con un joven del barrio San José que comenzó a recibir la droga y comercializarla. Como la actividad iba muy bien, decidió extenderla con su hermano y así pusieron otro kiosco en el barrio Unión de Senillosa.

En este último lugar, junto al narco vivía un policía de la Comisaría 11 de Senillosa que llevaba cinco años en la fuerza en el área administrativa.

El agente cooperaba con la organización narco brindando información sobre controles en la zona de la Báscula, operativos en la ciudad y posibles allanamientos.

Al policía amigo le pagaban por su valiosa información con droga y dinero en efectivo.

Todos los kioscos de narcomenudeo tenían el mismo funcionamiento, comercializaban en la casa y hacían delivery tanto en moto como en auto. El momento de mayor actividad se daba en horas de la tarde y menguaba a la noche, para evitar ser detenidos por los controles policiales.

Una vez que se establecieron los movimientos de los narcos, la Policía neuquina concretó los allanamientos, el secuestro de los estupefacientes y las detenciones de los sospechosos.

Detenciones y droga incautada

El viernes fue el día elegido para desbaratar la banda y se llevaron a cabo seis allanamientos, tres en Senillosa, dos en Las Perlas y uno en el barrio Ruca Che de Neuquén capital. Además de la detención de cinco personas, se incautaron dos kilos de marihuana, 100 gramos de cocaína y 260 gramos de creatina, una sustancia que se utiliza para estirar los estupefacientes.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

41.176470588235% Me interesa
29.411764705882% Me gusta
5.8823529411765% Me da igual
0% Me aburre
23.529411764706% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario