El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
26% Hum
LMCipolletti Club

Un chiquitín enorme

Néstor Quiti García fue quien impulsó el desarrollo que colocó al Albinegro en los primeros planos.

Por Lalo Brodi (*)

Te puede interesar...

Para entender la grandeza del club Cipolletti es fundamental saber quiénes fueron aquellos que lo hicieron crecer y desarrollarse para llegar a los niveles más altos de la consideración deportiva nacional. Porque a partir de la década del 70, Cipolletti dejó de ser un lugar remoto en la Patagonia relacionado con un sello productor de las mejores manzanas para ser asociado a la palabra fútbol.

Para que eso ocurra, un grupo de dirigentes que en principio encabezó Enrique Grisanti, se encargó de darle forma a lo que llamamos la “era del profesionalismo”. Si bien este dirigente fue el encargado de dar el puntapié inicial a esta historia, ninguna duda cabe que fue Néstor Quiti García quien le dio el impulso y desarrollo que colocó al Albinegro en los primeros planos, del fútbol chacarero al nacional.

Inquieto por la problemática política y social de la ciudad, fue concejal durante el Cipolletazo y un protagonista importante de la historia de Cipolletti. Se arriesgó a ser el creador de una empresa de gaseosas con marca propia cuando una multinacional le cerró los caminos, aunque este emprendimiento haya fenecido hace poco y de la peor manera, con las heridas que esto deja. Sin dudas que estas acciones generaron aplausos y detractores dentro de una sociedad con intereses y vivencias distintas.

El apodo Quiti le llegó irónicamente por chiquitín. Es que siempre fue de físico exuberante que mostró capacidad para el básquetbol cuando brilló en la década del 60 en el club y en los seleccionados provinciales. Cuando jugó a algún deporte o intentó hacerlo siempre tuvo como condición íntima que fuese defendiendo los colores del club de sus amores. Hijo de comerciantes afincados en la ciudad, su identificación con la institución donde comenzó, creció, estableció vínculos y acompañó hasta sus últimos momentos de modo incondicional.

Por eso, lo que nadie pondrá en duda fue su proclamado y demostrado amor por el club Cipolletti. Fue el presidente que más años ejerció el cargo y quien estuvo al frente de los mayores logros futbolísticos de la institución. Dueño de una inteligencia notable y una intuitiva velocidad de resolución admirable. Aprovechando estos dones también fue hábil negociador cuando figuras del fútbol nacional llegaban para acordar sus contratos con el club.

Torneos nacionales, visitas de la Selección Nacional, de los mejores equipos y seleccionados del mundo y una amistad de tuteo con el polémico presidente de la AFA, Julio Grondona, sobran como argumentos como para decir, sin ninguna duda, que Quiti fue, por lejos, el mejor presidente que haya tenido la institución.

(*), Periodista, autor del libro, “Cipo, la razón de su grandeza”.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

6.6666666666667% Me interesa
66.666666666667% Me gusta
6.6666666666667% Me da igual
0% Me aburre
20% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario