El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
43% Hum
LMCipolletti Justicia

Un acosador usó a la esposa para zafar de condena

Fue denunciado por una ex amante y buscó una coartada ante los jueces.

Un cipoleño acosador no dudó en involucrar a su esposa para que lo salvara de una condena en suspenso y la mujer se prestó a declarar, asegurando que el hombre nunca se acercó a la joven que lo denunció por una seguidilla de insultos a ella y su mamá. A pesar del descargo, el fallo que había dictado en primera instancia un juez de esta ciudad fue confirmado por el tribunal de Impugnación provincial.

El insólito proceso tuvo su origen en la doble vida de un vecino de la ciudad, que mantenía una intensa relación con una joven. Sin embargo, el cariño inicial derivó en conductas que molestaron mucho a su amante y la pusieron en alerta. “La víctima contó en el juicio que la colocó en una situación hasta casi de objeto”, se precisó en el fallo analizado por los jueces de Impugnación.

Te puede interesar...

A la hora de declarar, la joven reconoció que se había enamorado del hombre y, por ese motivo, el primer tiempo no se preocupó y ella lo sentía como un “novio”. Para su sorpresa, el amante en el juicio casi la desconoció y de acuerdo con fuentes judiciales, intentó minimizar la relación “y la nombró de distintas maneras”

Asimismo, la víctima explicó que decidió poner fin a la relación debido al acoso permanente y unos celos enfermizos, con el amante que le revisaba el celular y la controlaba. En este marco, se vio obligada a realizar una denuncia y el juez de Paz le impuso una medida cautelar de prohibición de acercamiento.

Resentido, el acosador no dejó a la joven tranquila y un fin de año se acercó hasta su casa para insultarla desde la calle. Atemorizada, volvió a denunciarlo y el hombre fue llevado a juicio por desobediencia a la autoridad. Finalmente, el juez Guillermo Baquero Lazcano lo declaró culpable y lo condenó a tres meses de prisión en suspenso, por lo que no irá preso.

La defensa no estuvo de acuerdo con lo resuelto, impugnó la sentencia y el condenado quiso zafar del castigo convocando a su esposa, que se limitó a relatar una coartada ante los jueces y negar que, el día de los insultos, su esposo se acercó hasta la casa de la joven ex amante. De poco sirvió el descargo de la mujer y los integrantes del tribunal confirmaron el fallo original.

La madre de la víctima también declaró en el juicio, indicó que su hija se había criado en un ambiente rural, reconoció que se había enamorado y enfatizó que el hombre era obsesivo, la controlaba y “le hacía regalos”.

Con base en la perspectiva de género

Desde la defensa se buscó poner en duda el testimonio de la víctima pero la perspectiva de género, contemplada por el juez cipoleño Guillermo Baquero Lazcano a la hora de dictar su sentencia, fue un elemento fundamental para que los jueces de Impugnación se pronunciaran en el mismo sentido. “El juez se sitúa en la posición que corresponde para interpretar el hecho”, destacaron los miembros del tribunal de Impugnación. Y plantearon que en la relación sentimental la víctima se había transformado en un “objeto-cosa”.

LEÉ MÁS

La Policía controla la temperatura en los puentes carreteros

Confirman un nuevo caso de coronavirus en Cipolletti

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario