Tres borrachos se quedaron sin auto en Año Nuevo

Volvían del festejo y los pescaron en la Ruta 22. También les retuvieron el carnet de conducir.

El alcohol que acompaña los festejos de Año Nuevo les jugó una mala pasada. Cuando se trasladaban por la Ruta 22, tres hombres -uno ellos oriundo de General Roca- no pudieron volver a sus hogares a bordo del auto que manejaban y para volver a conducir deberán pagar una multa que asciende a los 21 mil pesos y hacer un curso de seguridad vial.

El primero en caer fue un roquense, de 30 años, que volvía a su casa a bordo de un Peugeot 207. Según informaron fuentes policiales a LM Cipolletti, el automovilista sufrió un despiste en el desvío del puente que une Cipolletti y Neuquén, como consecuencia de los efectos del alcohol. Ocurrió más precisamente en el kilómetro 1208 de la Ruta 22.

Te puede interesar...

Al efectuarle el alcotest, la Policía descubrió que tenía 0,99 gramos de alcohol por litro de sangre, por lo que su vehículo y su licencia de conducir quedaron retenidos en el puente carretero. Casi de forma simultánea, el personal de consigna en la unidad policial advirtió cómo un Volkswagen Gol rojo realizaba maniobras indebidas mientras se dirigía a Neuquén. Los agentes que lo descubrieron aún trabajaban en el despiste del conductor roquense.

El subcomisario a cargo del Cuerpo de Seguridad Vial de esta ciudad, Marcos Peralta, comentó que el conductor del Gol iba zigzagueando y que por se motivo fue inmediatamente detenido por el personal para controlar su estado. Se trata de un hombre de 29 años, oriundo de Cipolletti, quien al momento de someterse al test de alcoholemia se encontraba solo. En su caso, el resultado positivo fue de 1,05 de gramos de alcohol por litro de sangre.

Por fortuna, a pesar de los ebrios al volante no hubo accidentes en los festejos.

En tanto, otro hombre que cruzaba el puente carretero a bordo de un Volkswagen Gol se quedó a pie porque el personal que realizaba los controles frente a la dependencia policial advirtió que emanaba aliento etílico. Fue así que al practicarle el alcotest resultó que tenía 0,3. En las rutas provinciales ya no hay tolerancia al consumo de alcohol, distinto al caso de la zona urbana cipoleña, donde el límite aún es de 0,5 gramos por litro de sangre.

En cualquier caso, Peralta recordó: “Se les retiene el vehículo y la licencia de conducir hasta que abonen la multa, de 21 mil pesos, y hagan el curso de seguridad”.

Aclaró que si pagan la mitad de la infracción dentro de los cinco días hábiles pueden sacar el auto de su propiedad, alojado en la dependencia, pero igualmente es un imperativo que realicen el curso de seguridad. “Lo que queremos es evitar incidentes viales”, aseveró el subcomisario.

Es por esto que durante toda la jornada de ayer, desde las 8 en adelante, realizaron controles de alcoholemia en distintos puntos de gran afluencia, como el puente carretero, la Isla Jordán y Ruta 22, y Ruta 151 camino a Cinco Saltos.

$21.000 el costo mínimo de la multa a los conductores borrachos

Si pagan sin recurrir la sanción, dentro de los primeros cinco días, les cobran la mitad y les permiten retirar el auto. La multa puede crecer en caso de reincidencia o agravantes.

Los castigos para los imprudentes

Secuestros

Los conductores que dan positivo en el test de alcoholemia pierden el auto y su carnet de conducir. Para recuperar el vehículo hay que pagar una costosa multa. Aun así, no les devuelven la licencia hasta cumplir otras sanciones.

A tomar conciencia

Para recuperar el carnet de conducir, los sancionados por alcoholemia deben someterse a un curso de seguridad vial similar al que dicta el Municipio al tramitar el permiso por primera vez. Pagar la multa no exime del curso.

LEÉ MÁS

Motochorros robaron, chocaron y los vecinos les dieron una brutal golpiza

Susto por una pérdida de GNC en pleno centro de Las Grutas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario