Sufrieron un accidente por el mal estado de la ruta y la empresa deberá pagarles $1,3 millones

Dos cipoleñas denunciaron a una empresa que realizaba trabajos en la Ruta 40 en Neuquén y no señalizó el peligro de transitar por la zona. Las mujeres despistaron y chocaron.

Dos cipoleñas que sufrieron un accidente de tránsito en la Ruta 40 en Neuquén denunciaron a una empresa constructora por el estado del camino y cobrarán $1,3 millones. Durante el siniestro derraparon y sufrieron lesiones leves.

Una conductora, quién circulaba junto a su madre en sentido Zapala - Junín de los Andes se encontró en forma sorpresiva con una capa de piedra triturada de espesor irregular, que cubría toda la cinta asfáltica con una longitud aproximada de más de trescientos metros. Como consecuencia el vehículo derrapó, dio varios giros, cruzó al carril contrario, salió de la ruta y golpeó brutalmente contra un barranco de tierra, donde finalmente se detuvo. Las dos mujeres sufrieron lesiones y debieron ser hospitalizadas.

Te puede interesar...

En la demanda por daños y perjuicios, que tramitó ante el Juzgado Civil N°1 de Cipolletti a cargo del juez Diego de Vergilio, las mujeres le atribuyeron la responsabilidad a Oscar Quidel contratista de la obra vial en la Ruta Nacional N° 40, a la altura del kilómetro 2314 aproximadamente.

Las pericias expusieron que “la capa de piedra triturada, tendida sobre la calzada para la construcción del sellado bituminoso (…) constituye una cosa muy riesgosa. De las actuaciones policiales no existía señalización vial existente que advirtiera a los conductores que existía una capa de piedra triturada en todo el sector de reparación (…) En la zona de trabajo como mínimo se debería haber cumplido con tener: 1) cartelería vertical de máxima velocidad de circulación en el tramo en reparación de 20 Km/h. 2) banderillero indicando que los distintos vehículos respeten la velocidad máxima precautoria a desarrollar en el tramo en reparación y porque mano deben hacerlo”.

“Lo que motivó el derrape y consecuente descontrol y despiste del automotor fue el estado de la carpeta asfáltica, interrumpida por un tramo de superficie cubierta por una capa de material pétreo de espesor irregular. Estoy convencido que el sector en donde se desarrollaban las tareas no estaba debidamente señalizado. Indiscutiblemente, la ruta es una cosa que se torna riesgosa cuando no se encuentra en buen estado o cuando en ella hay obstáculos. Constituyó un peligro concreto y, en definitiva, fue el elemento primordial del siniestro. El ejecutor de la obra debió adoptar medidas adecuadas para evitar accidentes, y que quienes transitan por el camino en tales condiciones lo hicieran sin riesgo”, concluyó de Vergilio.

Admitió incapacidad sobreviniente (daño físico), daño moral, gastos de asistencia médica y farmacéutica, gastos de tratamiento psicoterapéutico, gastos de reparación del automotor y privación de uso del automotor.

En función de esos rubros se determinaron los montos y como resultado arrojó 1.101.002,44 de pesos para una de las mujeres y 241.672,44 de pesos más intereses para la otra, lo que totaliza 1.342.674,88 de pesos que deberán afrontar la empresa constructora y su compañía de seguros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario