Soria ganó con comodidad, pero no logró las dos bancas

Amplio triunfo del FpV con el 49%, contra el 32% de Cambiemos.

María Emilia Soria, del Frente para la Victoria, se impuso ayer en las elecciones legislativas en Río Negro con el 49,3% de los votos, pero fue secundada por Lorena Matzen (Cambiemos) quien con el 32% de las voluntades también ingresó al Congreso. Ambas mujeres representarán a la provincia, a partir de diciembre, en la Cámara de Diputados de la Nación.

El último escalón del podio lo ocupó la senadora Magdalena Odarda (CC-ARI) con el 11,2%. En el cuarto lugar, en tanto, se ubicó el Frente de Izquierda y de los Trabajadores con Norma Dardik como candidata, con el 3,8%. Quinto quedó Aurelio Vázquez (Izquierda al Frente por el Socialismo) con el 1,87% y sexta fue María Luz Riera (Partido Socialista) con el 1,19%. Todo esto, con el 99% de las mesas escrutadas hasta el cierre de esta edición.

74,67 El porcentaje de votantes en la provincia. La cantidad de votantes fue un 5% mayor a la registrada en las PASO, según los datos del escrutinio provisorio que difundió la Justicia Electoral.

La jornada electoral se desarrolló prácticamente sin sobresaltos en la provincia, aunque como ya es habitual se registró alguna que otra denuncia por falta de boletas. La participación fue del 74,67% del padrón.

El FpV fue la fuerza más votada y por amplia mayoría, quedándose con cerca de la mitad de los votos. Sin embargo, con la elección de ayer perdieron una banca, ya que las dos que se renovaban (Soria y Luis Bardeggia) hasta ahora les pertenecían.

Por eso, más allá de haber quedado rezagados por alrededor de 65 mil votos de diferencia, en Cambiemos celebraron el primer logro electoral en Río Negro: meter una diputada en el Congreso de la Nación. Y en ese marco, el diputado nacional Sergio Wisky anticipó que en el 2019 irán en busca de la Gobernación.

68.999 Los votos de Juntos que se disputaban los candidatos Quedaron “sin dueño” por la renuncia del candidato Fabián Gatti. Eso explica que el FpV no consiguiera las dos bancas, pese a crecer en porcentaje.

Pero la euforia estuvo presente en Roca, donde el FpV celebró el contundente triunfo. La diputada Soria valoró el crecimiento electoral que tuvieron respecto de las PASO, aunque lamentó el hecho de no haber podido quedarse con el segundo escaño.

Luego de conocerse los primeros resultados, María Emilia subió al escenario y agradeció el masivo respaldo obtenido en las urnas a lo largo y a lo ancho de la provincia. En ese marco, tuvo tiempo también de analizar el contexto nacional, asegurando que actualmente los argentinos están sufriendo “el ajuste” y también “los atropellos a los derechos humanos más básicos”. Respecto del caso Maldonado, aseguró: “Hablar de Santiago no es politizar”, remarcó.

2,97 El porcentaje de votos nulos superó el de dos listas El voto en blanco no incidió, pero los casi tres puntos del total que terminaron anulados fueron más que los recibidos por la Izquierda al Frente y el Socialismo.

Dijo, además, que “no va a ser fácil parar estos atropellos. Vamos a ser la pesadilla de aquellos que nos quieren robar los sueños; vamos a quitarles la careta a los que nos persiguen, a los que nos quieren hacer desaparecer, a los que hacen pasar hambre al pueblo. Somos la memoria de 30 mil desaparecidos, la juventud y su rebeldía, la fuerza de los trabajadores. Vamos a volver a construir el modelo de país de la inclusión social”. Mientras que agregó: “Vamos a trabajar por un modelo de país con justicia social en el que nuestros chicos puedan volver a la escuela pública. No importa que tengamos un presidente antipatria, la fuerza del pueblo se impuso en Río Negro”.

Y volcándose ya al ámbito provincial, le agradeció a su hermano, el intendente de Roca: “Gracias, Martín, porque volviste a poner de pie al Partido Justicialista. Fuiste el conductor de esta unidad y vas a ser el próximo gobernador de esta provincia”.

“Somos la juventud y su rebeldía, la fuerza de los trabajadores. Vamos a volver a construir el modelo de país de la inclusión social”. María Emilia Soria Renovó su banca como diputada por Río Negro.

Weretilneck, el árbitro

La elección en Río Negro fue particular y diferente a las que se llevaron a cabo en el resto del país porque el oficialismo provincial se bajó de la pelea a mitad de camino, luego de su mal desempeño en las PASO, en las que se ubicó tercero. De esa manera, los 68.999 rionegrinos que habían elegido la boleta de Juntos, que llevaba al cipoleño Fabián Gatti como candidato, tuvieron que inclinarse por una nueva opción.

Claramente, esta situación benefició al macrismo, ya que si se hubieran mantenido los mismos resultados de agosto, el FpV se habría quedado con las dos bancas en disputa.

De esta manera, los votos que logró captar la lista kirchnerista le implicaron dar un salto de más del 9% respecto de las PASO (del 40,77% al 49,3%), mientras que Cambiemos subió cerca de un 13% (del 19,27% al 32%).

Odarda, la tercera en disputa, no se vio beneficiada en absoluto, ya que empeoró su performance bajando del 12,8% al 11,2%.

Ya arrancaron la campaña por la gobernación

El Frente para la Victoria celebró el triunfo en las urnas y ya apuntó a las provinciales. Y lo mismo ocurrió en el búnker de Cambiemos, en Allen. La tentación de provincializar el resultado de las elecciones legislativas fue demasiado grande y tanto Martín Soria (PJ) como Sergio Wisky (Cambiemos) arengaron a la militancia a seguir trabajando para destronar a Juntos Somos Río Negro del gobierno rionegrino.

Soria le pasó factura al oficialismo por no participar de las elecciones. Y aseguró que los referentes nacionales “lo hicieron su socio, le hicieron bajar la lista, pero ahí están los votos: otra paliza para (Mauricio) Macri y (Alberto) Weretilneck”.

El intendente roquense manifestó: “Volvimos a ganar en todas las ciudades de Río Negro y acabamos de dar otro paso contundente. Vamos a regresar al gobierno en un año y medio para cumplir los sueños de rionegrinos”.

Por su parte, el diputado Wisky sacó pecho porque el oficialismo nacional sumó otra banca en el Congreso. Y aseguró: “Vamos por todo, vamos por la provincia en 2019. Cambiemos va a seguir creciendo en Río Negro y la provincia va a cambiar”.

Cambiemos festejó a lo grande haber sumado una banca más en el Congreso, pero cerró la jornada electoral mirando a las elecciones rionegrinas: “Sí, se puede”, gritaron a coro en Allen.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario