Según un estudio, los casos de abuso en Cipolletti se dan durante el día y en el centro  

Los datos surgen de un mapa interactivo adaptado por tres estudiantes de la Licenciatura en Criminología y Ciencias Forenses para entender la ciudad desde una perspectiva de género. Las denuncias anónimas ya son más de 100 y en la mayoría se describen casos de acoso verbal, piropos e insinuaciones.

Un grupo de tres estudiantes de la carrera de Criminología de la Universidad Nacional de Río Negro implementó en la ciudad de Cipolletti un mapa virtual de libre acceso sobre casos de acoso y abuso en espacios públicos (MIAA) que permitirá –a corto plazo- visibilizar la violencia sistemática que se vive tanto en espacios públicos como privados. A la fecha, y luego de que el proyecto tomara mayor relevancia a través de los medios de comunicación y las redes sociales, ya hay más de 100 denuncias anónimas que indican que la mayoría de los hechos se dan a plena luz del día y en lugares céntricos.

La idea original cobró vida gracias a dos arquitectas de La Plata, Irene Bilmes y Elisa Deschamps, quienes se propusieron visualizar y entender cómo se vive la ciudad desde una perspectiva de género y, a su vez, recorrerla teniendo en cuenta los puntos clave en los que ocurrieron dichos sucesos. Tiempo después tomó trascendencia en Santa Fe y en octubre de 2018 se replicó en el Alto Valle, donde el índice de respuestas fue sorprendentemente alto.

Te puede interesar...

El mapa funciona a través de un sistema de encuestas en el que se invita a las y los participantes a indicar qué tipo de abuso sufrieron, en qué fecha y punto de la ciudad, cómo se sintieron y, finalmente, si realizaron la denuncia ante la fiscalía. Una vez dentro del plano, se puede identificar cada una de las denuncias con una serie de iconos que representan diferentes delitos tales como acoso verbal, piropo o insinuación; contacto físico indebido o no consentido; silbidos o gritos; exhibicionismo o masturbación; persecución; acorralamiento; golpes; insulto o agresión verbal; miradas lascivas; violación; manoseo y sustancias en las bebidas.

Marcia Muñoz, Candela Nievas y Analía Anabalón son las impulsoras de MIAA Cipolletti.

Marcia Muñoz, una de las alumnas de la licenciatura e impulsora del proyecto, explicó en diálogo con LMC algunos de los casos denunciados se remontan hasta 50 años atrás –aunque son muy pocos- y que otros ocurrieron en los últimos meses. Además, remarcó que el hecho de que las víctimas movilicen la memoria y expresen en palabras lo que les sucedió y cómo se sintieron es en ese momento y en la actualidad es “un paso enorme” para ellas.

Embed

Con los resultados obtenidos, las estudiantes de la carrera de Criminología se enfocaron en derribar mitos. “Cuando suben casos se van generando estadísticas al mismo tiempo. Al charlar con algunas personas nos comentaron que se imaginan que el momento más peligroso del día es la noche y que los lugares que intentan evitar son los deshabitados o pocos concurridos. Sin embargo, a partir de las denuncias nos dimos cuenta de que la mayoría ocurrió cerca del mediodía y en pleno centro o en medios de transporte”, detalló.

Por otra parte, Marcia comentó que otros de los puntos más repetidos son la “no denuncia y la sensación de miedo e impotencia”. Al respecto, aseguró que desde la perspectiva del equipo “el sistema judicial nunca estuvo preparado para recibir este tipo de denuncias” y que muchas eligen evitar todo el proceso judicial porque saben que no van a obtener una resolución concreta.

También mencionó que las denuncias más repetidas son las de acoso verbal, piropos o insinuaciones y que las víctimas tiene entre 19 y 35 años. “En casi todos los casos nos encontramos con que el hecho vivido no fue la primera experiencia de acoso o abuso que vivieron y que los denunciados son hombres mayores de entre 30 y 40 años”.

“En un primer momento fue schockeante empezar a leer todos estos relatos, pero nos interesó poder darle voz a esas personas que estuvieron calladas toda su vida por un sistema –no por personas ni emociones- sino por un sistema que siempre terminó por culpabilizar a la víctima. El primer paso es poder contarlo. El objetivo a largo plazo es poder gestionar políticas públicas para paliar esta situación”, concluyó Marcia.

El proyecto

El proyecto replicado en Cipolletti consta de dos etapas que serán llevadas a cabo en trabajo conjunto por Mapas de lo Efímero de La Plata y MIAA Cipolletti. La primera etapa, la cual es virtual, se trata pura y exclusivamente de la recolección de datos que luego serán volcados periódicamente en un mapa de Google. La segunda etapa –la espacial- consiste en diversos señalamientos e intervenciones artísticas en espacios públicos para intentar vincular lo denunciado en el mapa con el territorio real.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario