Dan prisión domiciliaria a condenado por abusos

Madre de la víctima dijo que teme por lo que le pueda pasar a su familia.

El hombre condenado por abusar de la nieta de su pareja fue beneficiado con la prisión domiciliaria luego de haber pasado poco más de un año en el Penal N° 5 de Cipolletti. Ahora, la mamá de la víctima teme por la seguridad de su familia y asegura que ni la tobillera electrónica le garantizará el bienestar de su hija.

Los hechos ocurrieron cuando la nena tenía 7 años y se extendieron hasta que cumplió 9, pero recién pudo contarlo el día que fue internada en el hospital local por haber intentado quitarse la vida tiempo más tarde.

Te puede interesar...

En noviembre de 2016, los jueces de la Cámara Primera en lo Criminal condenaron al sátiro a seis años de prisión efectiva por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante. Sin embargo, en ese momento no se ordenó su detención inmediata porque aún tenía la posibilidad de apelar el fallo.

“Él tocaba y besaba a mi hija cuando era chiquita. Su abuela lo veía y nunca dijo nada”, sentenció la mamá de la víctima.

En septiembre de 2017 el hombre seguía libre y la familia de la nena se lo cruzó en reiteradas ocasiones en la calle a pesar de tener una restricción de acercamiento. Un mes después, fue trasladado al establecimiento penitenciario. Sin embargo, el viernes pasado, tres días antes de fin de año, quedó nuevamente en libertad.

“Yo me enteré de que había salido por otras personas, a mí nadie me avisó. Me comuniqué con el fiscal y me respondió el sábado a la mañana comentándome que él también se había enterado tarde. Aunque tiene la tobillera, yo no sé qué nos puede llegar a pasar. Junto a mi hija vivimos bajo amenazas de muerte durante mucho tiempo”, expresó la mamá.

La víctima, quien actualmente tiene 16 años, continúa bajo asistencia psicológica desde que se animó a denunciar la situación.

7 años tenía la nena cuando arrancaron los abusos.

Los ataques sexuales se habrían extendido a lo largo de dos años, hasta que la víctima cumplió 9. Más tarde, ya siendo adolescente, la menor intentó suicidarse por ese motivo.

“Es un mentiroso”

Mientras que su mamá comentó que cuando el abusador fue a la cárcel “se hizo el enfermo y pidió la domiciliaria porque no podía recibir el tratamiento médico que necesitaba. Dijo que era diabético y el médico le dijo que lo podían asistir en cualquier lugar, que no era necesario que saliera, pero igual le dieron el beneficio. También dice estar en silla de ruedas por haber sufrido un ACV, pero yo el año pasado lo vi caminando normalmente. Es un vivo”.

Respecto de las salidas transitorias, la mujer explicó que no podrá tomar medidas hasta febrero por la feria judicial y aseguró que recurrirá a las redes sociales para que los vecinos estén alertas y tengan cuidado con el abusador.

Acechaba a la familia de la víctima

En septiembre del año pasado, cuando el abusador ya había sido condenado pero la sentencia aún no estaba firme, los familiares de la víctima denunciaron que el hombre los acechaba violando la prohibición de acercamiento. Fueron varias las denuncias en ese sentido, hasta que finalmente lo enviaron a la cárcel. La Justicia le había impuesto la obligación de permanecer en Cinco Saltos, pero nunca cumplió con esa pauta. La última vez que lo vieron rondando cerca de la familia de la víctima fue en la feria del trueque de la plaza del barrio Don Bosco. Una vecina se acercó y le recordó que no podía estar ahí. El pervertido le dijo que había ido a cobrar la pensión, aunque claramente no estaba en la zona de bancos. Los familiares temen que ahora, con la prisión domiciliaria que le concedieron, esta situación se repita. Es que durante el tiempo que duró el proceso judicial, fueron varias las oportunidades en las que se cruzaron con él, siempre -aseguraron- con una actitud intimidatoria

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario