El clima en Cipolletti

icon
-1° Temp
100% Hum
LMCipolletti motorhome

Del estrés al "sueño de mi vida" en Motorhome: no hay plazos ni ruta, el destino los lleva

Claudia y Juan metieron un increíble cambio de vida. Llevan un año de viaje y así llegaron a Oro, donde los tratan como reyes. Alaska y sus historias.

Un taxista les toca bocina como si los conociera de toda la vida. Otra vecina les presta el patio de su casa para que pasen las noches allí. Los recolectores de residuos también los saludan con respeto y admiración. Muchos se ponen a disposición o les compran los productos que venden para solventarse…

Claudia (52 años) y Juan (58) llegaron hace apenas una semana a Fernández Oro pero enseguida se corrió el rumor en el pueblo y ya son una suerte de “visitantes ilustres” de la vecina ciudad, dos foráneos a los que la gente les tomó simpatía y que se encariñaron con el lugar por su hospitalidad.

Te puede interesar...

El Motorhome descansa un rato, estacionado en la Plaza de calle Roca, casi esquina Bahía Blanca. Le hacía falta. Lleva alrededor de 45 mil kilómetros recorridos. Y los que están por venir…

AS-Cipolletti-Juan y Claudia(Viajeros-Motorhome) Usuhaia-Alaska (6).JPG
Juan y Claudia ahora se toman la vida de otra manera. Foto Antonio Spagnuolo.

Juan y Claudia ahora se toman la vida de otra manera. Foto Antonio Spagnuolo.

Es que si bien “acá no hay plazos, no hay ruta”, como explica el aventurero hombre, el ambicioso destino final es nada menos que Alaska. “Si nos invitan ir a algún lugar lindo, atractivo, que nos recomienda otro rodantero o gente local vamos. Así, por ejemplo, el otro día nos llegamos hasta el Lago Pellegrini, en Cinco Saltos”, comenta él, mientras ella ceba unos ricos mates en la cocina-comedor.

Y pensar que “hacía rato no nos tomábamos vacaciones” y ya llevan “más de un año” recorriendo el país y el mundo con el vehículo que hasta no hace tanto transportaba en forma diaria personal de una empresa.

“Estoy cumpliendo un sueño, el sueño de mi vida, y aliento a la gente a imitarnos. Tuvimos visitas en Neuquén, donde también paramos unos días, de futuros rodanteros. Una chica nos preguntaba, ¿con 1 millón de pesos te alcanza para andar todo el mes? y yo le respondía que sí, ‘¡te sobra plata!’. No tenemos gasto de energía, de agua, el gas hay que pagar la garrafa…”, enumera y argumenta Juan.

Un cambio de vida increíble

Es el hombre que un día se cansó de lidiar con el estrés que le ocasionaba su trabajo y dijo basta. Y encontró en su pareja una aliada indispensable para esta hermosa experiencia.

“Era ganar calidad de vida. Tenía transporte de pasajeros, prestaba servicio a fábricas en Olavarría. Yo estaba mal con el trabajo, me estresaba mucho. Entonces no va que le digo a Claudia ‘¿y si nos vamos a recorrer América?, pensando que me iba a sacar corriendo. Pero ella me dijo que sí y ahí se me ocurrió Alaska y también aceptó jaja. La idea, eso sí, era salir sin dejar nada pendiente, sin tener que estar atentos al teléfono, poder olvidarnos de la rutina”, atrapa con su cautivante relato mientras el equipo de LMC saborea unos bocaditos que ofrecen los rodanteros para la particular merienda.

A fin de costearse la excursión interminable “vendemos mates, cuchillos, sahumerios, Claudia hace pulseritas para los niños con las iniciales de los nombres, arcos iris para decorar las casas, corazones de telas pintados. Con eso pagamos los gastos del viaje, combustible, comida, seguro del vehículo, teléfonos, si hay que reponer el gas…”, cuentan los bonaerenses viajeros.

AS-Cipolletti-Juan y Claudia(Viajeros-Motorhome) Usuhaia-Alaska (10).JPG
Oriundos de Olavarría, la pareja viajera se enamoró de Oro. Foto Antonio Spagnuolo.

Oriundos de Olavarría, la pareja viajera se enamoró de Oro. Foto Antonio Spagnuolo.

Así, la Sprinter que ya era clave como herramienta laboral (minibús) se convirtió más indispensable aún para esta etapa de sus vidas. “Este vehículo lo usaba para trabajar, me quedé con el más viejo. Tenía 21 asientos, un día le sacamos todo, quedó pelado y al otro día empezamos a armar el motorhome. Es una casa, todo chiquito pero una casa al fin, con baño, misma heladera de mi hogar, cocina y mesada, aire acondicionado, calefacción, cerramos con cortinas plac out, tenemos detectores de gases, niveles de tanque de agua, la caldera etc. Es un monoambiente rodante, el diseño fue idea mía, lo empezamos a hacer nosotros y Daniel, un carpintero vecino nos fue asesorando y luego hizo un trabajo espectacular”, destaca el hombre, mucho más relajado que antes.

Claudia luce una remera de la ruta 40. Y también revela su historia laboral y personal. “Yo estuve en gastronomía, cuidé abuelas, trabajé en pollería, me dediqué a cuidar a mis nietas. Tengo 4 hijas y 8 nietas, él -por Juan- tiene 1 hija. Las familias apoyan, saben que somos felices así”, celebra y ofrece otro pedacito de torta.

El viaje soñado

Naturalmente, el viaje comenzó en el lugar de origen de ambos, Olavarría. “De allí nos fuimos para la Costa Atlántica, como no habíamos tenido vacaciones en mucho tiempo… Fue a fines de marzo, estábamos solos en la playa porque ya hacía frío. Anduvimos por Claromecó, Necochea, Pinamar y fuimos subiendo para Entre Ríos. De ahí a Misiones, volvimos a Olavarría a renovar licencia de conducir y seguimos viaje rumbo a Ushuaia por ruta 3. Subimos luego por ruta 40, fuimos a Chile y tomamos la ruta Austral. Finalmente nos vinimos al Alto Valle”, resumen Juan el interminable trayecto y Claudia aprovecha para ir hasta el supermercado Chino a comprar algo para la cena.

Encantados con su destino actual, explican qué los trajo a la zona: “Nos llamó mucho la atención un pueblo como Villa Paranacito, Entre Ríos, estuvimos 9 días ahí. Nos atendió muy bien la gente pero como en Fernández Oro en ningún lado jaja. Llegamos hace una semana, de manera ocasional. Queríamos conocer ciudades chicas, pueblitos, nos gustan más que las grandes urbes y en el camino por la ruta 22 se nos presentó Oro. Pasamos por Cipolletti a conocer y también anduvimos por Neuquén. Pero no estaba programado, sí la idea es conocer lugares naturales como lagunas, tipo la Isla Jordán”.

En pocos días, los vecinos le hicieron sentir toda su habitual calidez, su calidad como anfitriones y algunos “nos piden que nos quedemos”.

“La gente fue amorosa desde el primer momento que llegamos. Pasan por acá y nos dicen, ‘lo que precisen, quieren lavar ropa, quieren cargar agua… Estamos asombrados, pasó un muchacho en una moto, ‘a tus órdenes, mi papá también es rodantero’. La señora de la otra cuadra, también vino Silvia, una rodantera que nos invitó a tomar mate y luego a que nos quedemos en su terreno a dormir y allí pasamos las noches por seguridad. Nos atendió de 10. Estamos encariñándonos con la ciudad pero nuestra meta es Alaska. No vamos a negar que ya nos tira Oro, estábamos también cómodos en Neuquén, pero acá es más tranquilo”, admite Juancito mientras un par de chicos juegan a la pelota en el espacio verde de atrás.

AS-Cipolletti-Juan y Claudia(Viajeros-Motorhome) Usuhaia-Alaska (4).JPG
Las vecinas los ayudan en todo. Foto Antonio Spagnuolo.

Las vecinas los ayudan en todo. Foto Antonio Spagnuolo.

“No llegamos a sacar nada para vender el primer día, que los vecinos venían y querían comprarnos algo. Nos traían regalos, manzanas, huevos… Nos llevamos un recuerdo hermoso de Oro. En Chile también un matrimonio nos dio una bienvenida bárbara, de esas cosas no nos olvidamos”, refuerza el agradecimiento la mujer.

Y a la hora de repasar alguna anécdota recuerdan cuando “en Chile se nos rompió la bomba de dirección hidraulica y unos rodanteros cordobeses que conocimos en este ambiente único en el que hicimos muchas amistades nos ayudaron. Ellos, los cordobeses estaban en Esquel y nos compraron la bomba, justo había uno de Esquel en Chile cerca nuestro y nos la hicieron llegar. Increíble”.

A propósito, van compartiendo vivencias en redes sociales (“Somos Australes en Instagram y ahora un proyecto nuevo en youtube, en Facebook Australes Juan y Claudia”). Juan edita y sube videos, la comunicación de algún modo le resulta familiar pues supo trabajar “como operador de radio y también de DJ”.

Ahora le pone ritmo en la ruta con el Motorhome y una compañera de lujo. La historia de estos viajeros vale Oro…

AS-Cipolletti-Juan y Claudia(Viajeros-Motorhome) Usuhaia-Alaska (14).JPG
¡Buen viaje Claudia y Juan! Foto Antonio Spagnuolo.

¡Buen viaje Claudia y Juan! Foto Antonio Spagnuolo.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario