Provincia va a la Justicia por los ríos

El gobierno rionegrino denunciará a la empresa que opera Planicie Banderita por la falla que derivó en la turbiedad del agua.

El gobierno provincial pretende demandar a la empresa que opera la central hidroeléctrica Planicie Banderita, hoy fuera de servicio, por los daños ocasionados en la normal prestación del servicio de agua. El ministro de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri, manifestó: “Acá está en juego la prestación de un servicio básico y la salud de los rionegrinos”.

Hace más de 10 días que hay problemas con la turbidez del agua en distintas localidades del Alto Valle, además de interrupciones y problemas de presión. Una falla en los transformadores provocó que la central Planicie Banderita permaneciera fuera de servicio. Por ello, los caudales del río Neuquén tuvieron que mantenerse desde la presa Portezuelo Grande, lo que ocasionó niveles de turbiedad asombrosos en el río.

Esta situación, según la Provincia, atentó directamente contra el servicio que presta la empresa estatal Aguas Rionegrinas SA, ya que sus plantas perdieron capacidad para potabilizar y distribuir agua potable, causando cortes del suministro. Es por eso que el gobernador Alberto Weretilneck exigió a Valeri que coordine la acción judicial correspondiente.

Ayer, el ministro confirmó la decisión y explicó: “La Provincia no puede estar a merced de negligencias o fallas de operación de la concesionaria de Planicie Banderita, porque está en juego la prestación de un servicio básico y la salud de los rionegrinos”.

El presidente de Aguas Rionegrinas, Roger García, respaldó sus dichos y agregó que la empresa estatal “debió desplegar un operativo de emergencia, distribuyendo a los usuarios agua potable envasada y en camiones”.

Turbia pero potable

Cipolletti no estuvo exenta de los problemas de agua que atañen a la región. Hubo turbidez, cortes y falta de presión en distintos barrios. Según Claudio Celiz, jefe local de ARSA, ya se está normalizando el servicio. “A partir de ayer aumentó la presión en red. Estuvimos chequeando en varios puntos y la situación está bastante bien”, manifestó.

En cuanto a la turbiedad, se sigue trabajando: “El agua está entrando turbia a la planta, se procesa y sale con un valor dentro del parámetro que nos exige el código alimentario argentino”, explicó Celiz, garantizando que sea potable aun cuando sale de color marrón en muchas casas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario