El clima en Cipolletti

icon
28° Temp
16% Hum

Preso aprovechó la salida transitoria y nunca regresó

Le habían dado permiso para pasar la noche de Año Nuevo en familia.

Año nuevo, vida nueva. Esa fue la premisa que el preso Denis Alberto Ollua decidió cumplir al pie de la letra y no volvió a la cárcel después de una salida transitoria. Terminó el 2016 tras las rejas y arrancó el 2017 libre, aunque con la Policía buscándolo intensamente.

La cárcel cipoleña dio mucho que hablar el año pasado con innumerable cantidad de fugas, y el 2017 parece haber arrancado en la misma dirección.

Te puede interesar...

Ollua es un delincuente domiciliado en Cipolletti, que purgaba una condena a 8 años y 2 meses de prisión por una causa de lesiones leves. Contaba con el beneficio de las salidas transitorias, lo que le permitió visitar a familiares y amigos para estas fiestas de fin de año. Según las pautas acordadas, debía volver al Penal de Ejecución Penal Nº 5, ubicado en la zona de El 30, el domingo a las 22, algo que no ocurrió.

Episodios como este siembran el interrogante sobre la conveniencia de estos beneficios para los reos. Si bien es algo constitucional y por derecho les corresponde, los controles, en el mejor de los casos, son ineficientes y, en la gran mayoría, lisa y llanamente inexistentes.

Personal penitenciario dio la alerta del no regreso del preso y comenzaron a buscarlo por diferentes barrios de la ciudad. Creen que se encuentra en Cipolletti o alguna localidad cercana, ya que sus afectos y amistades son de la zona. Sin embargo, hasta ayer no habían podido dar con su paradero.

Todas las unidades policiales fueron notificadas y trabajan en conjunto para tratar de encontrar a Ollua y devolverlo a la cárcel, donde todavía le queda un buen tiempo.

Las fugas y los reos con salidas transitorias que no vuelven son moneda corriente en el penal cipoleño, que en un principio había sido construido sólo para presos de buena conducta y aquellos que estaban prontos a quedar en libertad. Es por eso que las medidas de seguridad no son tan severas. Sin embargo, el perfil de los internos fue cambiando por necesidad y hoy el establecimiento de El 30 está al borde del colapso en todos sus aspectos.

El mal precedente de Ramón Geldres

El caso de salida transitoria que peor final tuvo en Cipolletti fue el del peligroso delincuente Ramón Geldres, quien supuestamente salía de la cárcel para trabajar. Sin embargo, el lugar en el que “desempeñaba sus labores diarias” no existía y él aprovechaba el tiempo libre para robar. En una de esas oportunidades terminó matando a Claudio Araya e hiriendo de gravedad a su hermano Natanael, quienes habían intentado atraparlo luego de que este le robara la cartera a una señora en la vía pública.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario