El clima en Cipolletti

icon
Temp
87% Hum
LMCipolletti violento

Hombre violento debe hacer un curso sobre nuevas masculinidades

Su ex lo denunció por haberle dado una paliza dentro de un auto en pleno centro de Cipolletti. Admitió su culpa y lo condenaron, pero no va preso. Tiene que cumplir pautas de conducta.

Una mujer denunció a su ex pareja por un feroz ataque a trompadas que le descargó en el interior de un auto cuando la llevaba a trabajar a un establecimiento de la zona céntrica de Cipolletti.

El hombre reconoció su culpa en un juicio abreviado y fue condenado a seis meses de prisión en suspenso que le permite seguir en libertad, aunque tendrá que realizar un curso para deconstruirse y suprimir su violencia machista, entre otras medidas de comportamiento.

Te puede interesar...

La agresión se registró la mañana del 10 de noviembre del año pasado, alrededor de las 8, cuando RPM trasladaba a la víctima en un Volkswagen Gol Trend color negro a su lugar de trabajo, ubicado en inmediaciones de Sarmiento y San Martín.

Pero mientras se desplazaban surgió una discusión, y M le dio “golpes de puño en la cabeza y en la boca en al menos tres oportunidades”, provocándole lesiones certificadas por una profesional médica, que le diagnosticó "... cefalea y dolor de cuero cabelludo por hematoma secundario a traumatismo de cráneo...”.

Propuesta de juicio abreviado

El sujeto fue imputado por “lesiones leves calificadas por la relación de pareja, y por haber sido cometidas por un hombre a una mujer en un contexto de violencia de género”.

La causa avanzó hacia el juicio, pero la fiscal Adjunta Natalia Poblete propuso cerrarlo en un proceso abreviado e imponerle la pena de tres años de cárcel condicional – el mínimo previsto para el tipo de delito- y las reglas de conducta. Expresó que la propuesta se sustentaba en que el hombre carecía de antecedentes penales.

RPM aceptó el ofrecimiento, lo que implicó admitir que había golpeado a la mujer.

La defensora Oficial Adjunta, Carolina Johansen, lo acompañó en la decisión.

Pruebas y confesión

El juez Guillermo Baquero Lazcano también avaló el acuerdo entre las partes y dictó el fallo en los términos que habían consensuado. Sostuvo que además de la confesión del acusado, las pruebas reunidas en la investigación confirmaban la acusación.

Destacó el testimonio de la propia víctima, el de su hija y también dos compañeras de trabajo. También los informes presentados por un médico forense y de la Oficina de Atención a la Víctima, además de nueve fotos aportadas por ella misma.

El magistrado agregó que compartía con la Fiscal el encuadre legal que le dio al caso, como también la propuesta de abreviar el juicio, “beneficioso para la situación del prevenido” dado que “de haber sido probado en un debate amplio los graves hechos de violencia anotados en la imputación, otra hubiera sido la condena”.

No obstante, aclaró que prevaleció “la necesidad de solucionar el conflicto del modo menos grave para las partes involucradas” y, sobre todo, “atendiendo a la víctima que ha sido consultada de manera previa por la Fiscal y ha prestado su conformidad al respecto”.

Pautas de conducta

Entre las pautas de conducta incorporadas en la sentencia, que deberá cumplir por el término de dos años, se destaca la obligación de hacer un curso de “nuevas masculinidades” (capacitaciones para abordar de manera integral las violencias por razones de género), para lo que tendrá un plazo de seis meses. Luego debe acreditar su participación. Además, tiene prohibido acercarse a la víctima de manera personal, a su domicilio o por cualquier medio, someterse al cuidado del Patronato de Presos y Liberados, fijar domicilio, no cometer nuevos delitos ni abusar de bebidas alcohólicas y ni de drogas.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario