Paro de transportes dejará a miles de pibes sin clases

Algunas empresas no prestarán el servicio por demoras en los pagos.

“Hasta acá llegamos, no demos más vueltas”, le dijo María Angélica Mancilla a su hijo, con mucho pesar. Así fue que ayer al mediodía decidieron suspender el servicio de transporte escolar que ofrecen en casi todas las escuelas de Cipolletti y el paraje Balsa Las Perlas.

La dueña de Transportes Marybünter llegó a esta decisión porque el Estado rionegrino le adeuda mucha plata y ya no tiene de dónde sacar para sostener el servicio.

En diálogo con LM Cipolletti, Mary confesó que se hizo todo lo “humanamente posible” para evitar este desenlace a tan pocas semanas de terminar el ciclo lectivo 2016, pero aseguró que no pueden seguir adelante porque están muy endeudados y no se anima a entregar más cheques. “La situación no da para más”, lamentó.

Con la voz quebrada, aseguró que fue un dolor enorme tomar esta drástica determinación. “Esta es una empresa familiar, es nuestro trabajo y la fuente laboral de 30 familias más. Nos duele por la amistad que tenemos con Alberto (Weretilneck), sabemos la persona que es. Pero la verdad es que más de lo que hemos hecho no podemos hacer. No tenemos de dónde sacar para seguir acompañándolo”, expresó.

“Hicimos lo imposible para evitar esta medida, pero la situación ya no da para más. Esperemos que se resuelva pronto, para el bien de todos”. María Angélica Mancilla Dueña de Transportes Marybünter

Mary también se lamentó por los miles de chicos que dependen de su transporte para poder ir a la escuela; y ayer no dejaba de pensar en ellos, sobre todo en los que concurren a las escuelas especiales. “Esperemos que esto se resuelva pronto, por el bien de todos”, añadió.

La suspensión se hizo efectiva sobre el mediodía de ayer y será por tiempo indefinido, hasta que el gobierno provincial desembolse el dinero que le adeuda.

Mary tenía la esperanza de que ayer le hicieran un depósito bancario, pero no ocurrió. “Yo no sé si la Provincia está mal, hay gente debajo de él que no ve lo que pasa o no le da una prioridad al transporte escolar. Lo único que sé es que no cobro. Me deben un montón de plata y no me dan los números”, afirmó la transportista.

Cerca de las 11 de ayer comenzó a llamar a los directores de las escuelas a las que presta el servicio para notificarlos de la suspensión. Les pidió disculpas y lamentó por los niños que no podrán asistir a clase.

Hoy serán muchos los chicos que no podrán acudir a la escuela, ya que el transporte es imprescindible, sobre todo para aquellos alumnos con diferentes discapacidades y también para quienes viven en zonas rurales, donde las distancias son largas y los caminos poco amigables.

Malestar generalizado

Se sumarán más a las medidas de fuerza

Alejandro Alesiani, el otro transportista de la ciudad, mencionó que aún no paró el servicio, aunque admitió: “No creo que falte mucho para hacerlo porque para mover las unidades se necesita dinero”. En su caso, comentó que el último pago que recibió data del mes de abril de este año. “Siempre hay una excusa, falta un papelito, que el Consejo (Provincial de Educación) no informa de otra documentación… y así estamos, vamos a ver qué respuesta dan. Por ahora, soluciones no hubo ninguna”, concluyó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario