Ocho hermanos hicieron cumbre en el Copahue

Los López Retamal son de Butalón Norte.

POR FABIAN CARES / regionales@lmneuquen.com.ar

Esta villa termal fue testigo directo de la increíble historia de ocho hermanos nativos del norte neuquino y que por sus actividades y profesiones laborales se encuentran diseminados en distintos puntos de la provincia.

Te puede interesar...

El fin de semana pasado, los hermanos López Retamal encadenaron sus ganas y voluntades para conquistar la cima del volcán Copahue. En cinco horas de marcha lograron coronar sus esfuerzos con el punto más alto de esta montaña a 2997 metros sobre el nivel del mar.

Los hermanos Eloy, Adrián, Heraldo, Eloísa, Mere, Germán, Lázaro y Lisandro unieron sus lazos sanguíneos para fortalecer sus vínculos familiares y potenciar sus aptitudes físicas y decidieron hace poco más de un mes juntarse en la villa turística para emprender este desafío.

Uno de ellos por su profesión militar tiene amplios conocimientos en montaña y fue el guía y motor de la trepada. El resto de los hermanos tienen empleos públicos diversos, entre los que se destacan policías y enfermeros. Todos ellos son hijos de Filomena López y Ananías Retamal, una tradicional familia criancera del paraje Butalón Norte. En total son nueve hermanos pero esta vez ocho de ellos emprendieron la marcha al macizo neuquino.

Como entrenamiento, algunos subieron el reconocido cerro Corona en Huinganco, que prácticamente tiene la misma altura que el Copahue.

p10-pieza-hermanos.jpg

“Nos albergamos en un refugio que nos facilitaron gentilmente y el día de la trepada arrancamos a las 3:45 de la madrugada con condiciones climáticas favorables. A las 8 llegamos a la parte de atrás del volcán y media hora después hicimos la espera cumbre en medio de la emoción y la alegría”, contó Heraldo.

Además, dijo que aparte de los ocho hermanos fueron parte de esta experiencia dos familiares más (José Luis y Nicolás), una amiga de la familia (Eugenia) y un pequeño perrito que se les unió y los acompañó todo el tiempo.

Comentó que cuando iniciaron el descenso hicieron “una ruta alternativa para lograr ver más cerca el volcán”. Cuando llegaron a la base, personas que conocieron en el lugar los esperaban con un chivo para compartir y escuchar las anécdotas cosechadas durante la experiencia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario